Sueño y sobrepeso

Cuando se come o bebe parte de los alimentos forma “glucosa”, que es la forma de energía más importante en el cuerpo, y la única fuente de energía para el cerebro.

Cuando se come o bebe parte de los alimentos forma “glucosa”, que es la forma de energía más importante en el cuerpo, y la única fuente de energía para el cerebro.

En personas sanas, el páncreas (un órgano detrás del estómago) libera insulina para ayudar al cuerpo a almacenar y utilizar la glucosa. Pero si el páncreas no produce suficiente insulina, o si el cuerpo no responde adecuadamente a la insulina, la glucosa no puede entrar a las células, sino que se acumula en la sangre en lugar de entrar, y las células no pueden funcionar correctamente.

Eso se llama “intolerancia a la glucosa” y puede proceder a diabetes tipo 2. Varios estudios epidemiológicos indican una asociación entre la duración del sueño y el desarrollo de la intolerancia a la glucosa. Una hipótesis sobre el mecanismo de la relación es que, a corto plazo, la pérdida de sueño disminuye la tolerancia a la glucosa y la sensibilidad a la insulina. Se sabe que gente que duerme menos de 7 horas diario tiende a tener sobrepeso.

Se supone que el deterioro en la tolerancia a la glucosa, después de la restricción del sueño, está causado principalmente por una reducción en la sensibilidad a la insulina.

En las próximas columnas, seguiremos abordando el tema.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: