“Yo no investigo”

El ambiente en que se da la entrevista es molesto. Víctor Urcuyo desde el momento del saludo se muestra irritado por tener que responder a las críticas que recibe de instituciones defensoras de consumidores y otras autoridades del país, que consideran que no ejerce el mejor papel al frente de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif). Hubiera preferido no dar la entrevista

Lucía Navas

El ambiente en que se da la entrevista es molesto. Víctor Urcuyo desde el momento del saludo se muestra irritado por tener que responder a las críticas que recibe de instituciones defensoras de consumidores y otras autoridades del país, que consideran que no ejerce el mejor papel al frente de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif). Hubiera preferido no dar la entrevista.

En tono mandón afirma no responder ningún otro tema fuera de los que previamente se les adelantó por correo electrónico. Se le aclara que esos son los que precisamente interesan y para eso se le enviaron. Y como si fuese un guión, se auxilia siempre de las respuestas que preparó por escrito y se confunde cuando avanza, sin que al aparecer, él se dé cuenta.

Persiste el señalamiento de las instituciones de defensa de los consumidores, incluso diputados de la Asamblea Nacional, que la Superintendencia no ejerce ninguna regulación sobre las tasas de interés, especialmente en tarjetas de crédito…

Bien sencillo. La Ley General de Bancos permite pactar libremente la tasa de interés. La palabra colusión está fuera de todo contexto en todo sentido por cuanto estamos en una economía de libre mercado. Sobre este particular es importante mencionar que la Superintendencia de Bancos publica anualmente las tasas de intereses que cobran las entidades financieras. Que se exprese que no existe libre competencia entre los bancos es producto de la dinámica de la libre expresión que cada quien puede manifestar. De constatarse prácticas de esta naturaleza, actuaríamos con la facultad que nos da la ley para corregir estas deficiencias en el mercado. Entiendan, existe una disposición que permite que los bancos pacten libremente sus tasas de intereses. No existe ni un límite, ni un máximo.

Pero las críticas que existen contra usted es que no aplica la ley bancaria como corresponde…

Ya le contesté. Esa es mi respuesta. Todo mundo puede expresar sus críticas, le dije que eso es parte de la dinámica de las personas que pueden expresar su criterio.

¿Nunca se hizo una investigación sobre las tasas de interés? Hubo una acusación contra los bancos de ponerse de acuerdo para pactarlas…

No… O sea… ¿Hubo pruebas? ¿Se probó?

Hubo una publicación (en los periódicos) donde todos los bancos acordaron una reducción de las tasas de interés (por tarjetas de crédito).

Eso es un acuerdo entre ellos, pero no significa que haya colusión.

¿Dónde está la competencia?

No… o sea, hay tasas diferenciadas, no son todas iguales.

¿A qué se debe que los bancos paguen tasas por las cuentas de ahorro por depósitos tan bajas y la diferencia con las tasas de los préstamos sea tan alta?

Eso es parte intrínseca de la intermediación financiera. Es la determinación de las tasas activas y tasas pasivas, lo que se conoce en el lenguaje bancario como margen de tasas. Este diferencial de tasas activas sirve para cubrir, entre otros, todos los costos de administración de bancos. O sea el banco tiene como objetivo principal dos cosas; cumplir una función dentro de una economía y fomentarla, y también tiene como objetivo en ánimo de lucro. Obviamente si no existe diferencia entre una tasa pasiva y una tasa activa ningún banco va a ser rentable.

¿ Y el dinero del depositante? No es rentable porque pagan menos de uno por ciento de interés en este momento…

Pero eso es libre empresa. Nadie le obliga a un depositante a poner su dinero… Eso depende. Hay bancos que pagan tres por ciento, dos por ciento.

Pero las tasas por crédito llegan hasta 40 por ciento…

Eso no es cierto… las tarjetas de crédito es una cosa, pero no son los créditos comerciales, ni los créditos industriales, ni los créditos ganaderos, ni los créditos de vivienda.

¿Cómo puede ayudar la Superintendencia para que haya crédito más accesible para los sectores productivos?

No es potestad nuestra determinar o establecer para un banco determinado qué sector de la economía debe de dirigir sus recursos. ¿Qué pasa si un banco le va mal en esa área? ¿a quién van a culpar? A la Superintendencia. No está dentro de nuestra legislación determinar a qué rubros se deben dirigir los recursos del público.

Primeramente, la ley no dice nada al respecto y en segundo lugar no es prudencial.

¿Ha tenido un impacto el Banco Produzcamos en cuanto a mejorar la competencia de la banca nacional?

El Banco Produzcamos en primer lugar no fue creado para fomentar competencia entre la banca nacional, sino para atender a sectores productivos que tradicionalmente no son atendidos por la banca comercial. Por el momento la ley prohíbe la captación de recursos del público y la función básica fundamental del Banco Produzcamos es fomentar la producción de aquellos sectores donde la banca comercial no llega: los pequeños empresarios.

¿Cuál es su posición en cuanto a que se le permita captar depósitos? Algunos piensan que sería bueno una reforma a la ley.

Eso se lo dejo a los honorables diputados de la Asamblea Nacional. Esto fue ampliamente discutido. Tampoco fue creado con ese propósito, fue creado como una banca de desarrollo, pero que si capta o no capta depósitos eso hay que estudiarlo más a fondo.

Le está costando recuperar cartera al Produzcamos. ¿Cuál es el análisis qué hace?

Me abstengo de hacer comentarios específicos sobre ningún banco. Yo no puedo como superintendente de bancos expresar criterios específicos sobre ningún banco.

Con el caso Fariñas quedó evidente que los supuestos narcos usaron el sistema financiero y habrían lavado millones.

Yo no sé, desconozco eso. Usted sabe más que yo. Yo no creo, ni puedo, ni tengo la autoridad para decir categóricamente que sí hubo o no lavado de dinero en este caso, y tampoco puedo emitir opiniones dado que se encuentra en un proceso judicial. Sí le puedo decir que el Sistema Financiero cuenta con los mecanismos razonables para mitigar este riesgo, que si bien es cierto no asegura en un ciento por ciento la prevención absoluta de este riesgo, hay mitigantes sustanciales. Todos tienen sus sistemas de prevención, los cuales son supervisados por la Superintendencia. Hay que recordar que este delito no es un delito tradicional, sino eminentemente intelectual, materializado a través de esquemas sofisticados de difícil seguimiento.

Siempre se ha defendido que las normas y regulaciones que aplican al sistema han garantizado la protección, pero vemos que con el caso Fariñas fue vulnerado…

A mí no me consta, le soy sincero. Yo no puedo aseverar eso. El Sistema Financiero se encuentra sólido, bien capitalizado, con niveles adecuados de liquidez.

¿Fallaron las normas de regulación?

Ya le dije que no me consta. Yo no puedo aseverar eso.

¿Y cómo se lavó dinero a través del Sistema Financiero?

Usted dice.

Lo digo en base a la investigación de la Policía…

Entonces pregúntele a la Policía Nacional, pero a mí no me consta que se lavó dinero a través del Sistema Financiero.

¿Qué garantía hay en este país de que no hayan mayores vulneraciones?

Ya le dije que tenemos excelentes normas. Todos los bancos tienen un sistema de prevención de lavado de dinero, el cual es monitoreado constantemente por este ente, hasta la fecha de hoy, por lo tanto no puedo yo aseverar lo que usted dice.

Tenemos información que tanto la Siboif y el Banco Central están revisando las normas para reforzarlas por este caso…

No. No existe. Cada institución es independiente y autónoma. Lo que existe entre el Banco Central y la Superintendencia de Bancos son acuerdos institucionales para lograr una mayor cooperación en la parte macroeconómica, especialmente. Obviamente el presidente del Consejo Directivo (de la Siboif) es el presidente del Banco Central y todas las normas aprobadas por esta entidad hay participación activa del Banco Central.

¿Hace falta reforzar la supervisión?

No. Yo creo que tenemos una de las mejores normas y uno de los mejores sistemas bancarios de todo Centroamérica.

¿Cómo se van a adecuar estas regulaciones a la nueva Ley UAF, que tanto se ha cuestionado por el sector privado?

La Siboif con la UAF tendrá como institución estatal una total colaboración, dentro de los límites establecidos por la ley creadora de esta nueva entidad. Lo nuevo respecto al sistema es que todas las transacciones inusuales o los Reportes de Operaciones Sospechosas, en vez de ser reportados a la Siboif… Es un pasamanos, porque la Siboif no hace absolutamente nada con ellos, sencillamente los remite a la Unidad de Análisis Financiero. Ahora, en lugar de ser enviados a la Superintendencia van a ser enviados a la UAF, así es que colaboraremos en todo lo que la ley creada de esta lo establezca.

¿Le incomoda que le quiten facultades?

¿Y por qué me van a quitar facultades, si de todas formas yo no investigo nada? Yo recibo los reportes y los reenvío ese día.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: