No se puede continuar así

Y en un país empobrecido como Nicaragua, a veces nos bastan pequeñas cosas para alegrarnos. Una victoria en Juegos Olímpicos como la de Osmar Bravo, un scone de Wilton López en las Ligas Mayores u otro hit de Everth Cabrera. No se exige mucho.

Edgar Rodriguez

Sabemos que hay rubros más importantes que el deporte. La salud y la educación por ejemplo. Pero no se puede negar la importancia del deporte en la formación de mejores y más saludables ciudadanos para el país.

Y en un país empobrecido como Nicaragua, a veces nos bastan pequeñas cosas para alegrarnos. Una victoria en Juegos Olímpicos como la de Osmar Bravo, un scone de Wilton López en las Ligas Mayores u otro hit de Everth Cabrera. No se exige mucho.

Pero es una pena que lo poco que se destina al discreto deporte, no sea bien utilizado. Lo último ha sido lo decidido por directos del Granada, que optaron por no jugar, porque no pusieron el juego a la hora que querían.

Alguien tiene que tomar las decisiones. Y estas se van a tomar, nos gusten o no. En las Mayores, el comisionado es la autoridad y a pesar que los dueños de equipos pagan su salario, obedecen sus indicaciones. Aquí no. Todos queremos imponernos.

La Comisión del Beisbol ha cometido errores, como nos pasa a todos, pero movió los horarios de los juegos, considerando el reporte de meteorología. Sin embargo, Granada no jugó y acabó con su chance de ir a la Final.

El problema con Granada es que esta actitud de sus directivos, ya se volvió recurrente, y tienen que ponerle coto. Todos los años, en cuanto se sienten próximos a la eliminación, inventan algo para salirse de la liga.

Buena parte de la culpa en esto, también la tiene el Gobierno, quien llenó las directivas de alcaldes, muchos de los cuales, no solo no saben de beisbol, sino que además, les importa poco. Ese es el resultado cuando se opta por confiabilidad política, en lugar de capacidad y liderazgo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: