¿Destruirán el parque La Paz?

Los vestigios de las armas que lanzaron muerte y dolor en la sangrienta guerra civil de los ochenta siguen enterradas en el parque La Paz, lugar que fue carcomido por el desmantelamiento desde finales de los años noventa y que hoy terminó literalmente tragado por el parque Luis Alfonso Velásquez Flores.

Está bien deteriorado desde que doña Violeta Barrios de Chamorro terminó su mandato. Se robaron el cableado y las dos bombas que teníamos para el agua”. Nelson Brown, arquitecto que diseñó el parque La Paz.

Está bien deteriorado desde que doña Violeta Barrios de Chamorro terminó su mandato. Se robaron el cableado y las dos bombas que teníamos para el agua”.   
   Nelson Brown,  arquitecto que 
diseñó el parque La Paz.

Los vestigios de las armas que lanzaron muerte y dolor en la sangrienta guerra civil de los ochenta siguen enterradas en el parque La Paz, lugar que fue carcomido por el desmantelamiento desde finales de los años noventa y que hoy terminó literalmente tragado por el parque Luis Alfonso Velásquez Flores.

Las cuatro manzanas que mide el sitio, construido para enterrar el símbolo de la guerra que se vivió en los años ochenta, fue cercado por un muro perimetral dos años atrás por la Alcaldía de Managua.

[doap_box title=»» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

  • «Está bien deteriorado desde que doña Violeta Barrios de Chamorro terminó su mandato. Se robaron el cableado y las dos bombas que teníamos para el agua”.
  • Nelson Brown, arquitecto que diseñó el parque La Paz.

[/doap_box]

Nelson Brown, arquitecto que estuvo a cargo de la obra en la década de 1990, comentó que haberlo cerrado con un muro está en contra de la concepción de la obra y cambia el objetivo que se logró: pacificación de Nicaragua y apertura democrática.

Brown explicó que el problema es que no hay visión de conservar los monumentos en el país. “Una cosa es el Luis Alfonso y otra el de La Paz”.

OLVIDO Y VANDALISMO

De aquel parque construido a inicios de los noventa, bajo el mandato de Violeta Barrios de Chamorro, solo queda el cascarón.

Los 1.2 millones de dólares que se usaron para la edificación fueron opacados por las autoridades municipales que desatendieron el parque, que por años se convirtió en un albergue de vagos, prostitutas y sanitario público.

“Se necesitan de 2.5 a tres millones de dólares para activarlo otra vez, porque se robaron el cableado eléctrico que alimentaba el faro y las dos bombas de la fuente, el parque está abandonado”, se quejó Brown.

En los planes de la Alcaldía no figura su reconstrucción. El Plan de Inversión Anual (PIA) 2013 solo contempla invertir 25 millones de córdobas más en el Luis Alfonso.

El diputado Agustín Jarquín Anaya reconoció el valor cultural, turístico y simbólico que tiene el parque y anunció que está en planes de la Alcaldía mejorarlo. Sin embargo, no maneja fecha exacta ni montos asignados.

“Entiendo que tiene previsto (la municipalidad) hacer una rehabilitación del parque La Paz, para que se vea más aprovechable, porque el concepto original aunque era histórico y bonito, en términos de aprovechamiento era muy poco”, expresó Jarquín.

Mientras, el parque está cercado por un muro, las armas continúan olvidadas en el cemento y bajo el fantasma de un faro sin luz.