Caficultura a la deriva

Mientras los cafetaleros urgen de un plan integral que incluya acciones para contrarrestar los efectos del cambio climático y los obreros agrícolas temen a eventuales períodos de desempleo, el Gobierno sigue sin respuestas satisfactorias al combo de males que afectaron a la caficultura, principal generadora de divisas para el país.

Así lucen los cafetales en Dipilto, una de las zonas productoras del café de mejor calidad de Nicaragua. LA PRENSA/A. LORÍO

Luis Eduardo Martínez M.

Mientras los cafetaleros urgen de un plan integral que incluya acciones para contrarrestar los efectos del cambio climático y los obreros agrícolas temen a eventuales períodos de desempleo, el Gobierno sigue sin respuestas satisfactorias al combo de males que afectaron a la caficultura, principal generadora de divisas para el país.

Asimismo, la Asociación de Cafetaleros de Matagalpa (Asocafemat) estima que los estragos ocasionados por las enfermedades fungosas en las plantaciones son mayores que los datos ofrecidos recientemente por el Ministerio Agropecuario y Forestal (Magfor) en la sede del Organismo Regional Internacional de Sanidad Agropecuaria (Oirsa) en El Salvador.

Aura Lila Sevilla Kuan, presidenta de Asocafemat, dijo que esos datos fueron “cortados” al 16 de diciembre recién pasado y desde entonces la roya y antracnosis “han avanzado” en las plantaciones, afectando incluso a cafetos jóvenes y plantas aún en viveros.

PLAN SIN FECHA NI FONDOS

La semana pasada, el Gobierno presentó a las organizaciones gremiales una “estrategia” que incluye el fortalecimiento de las organizaciones gremiales del sector cafetalero, vigilancia fitosanitaria, un mapeo para conocer las afectaciones de la roya, programas de capacitación y divulgación, control cultural, supervisión, seguimiento y evaluación de la implementación de esa estrategia.

Sin embargo, Sevilla dijo que “eso (plan gubernamental) no tiene fecha ni presupuesto” y tampoco resolvería de forma integral el problema de la caficultura, relacionado también con el escaso financiamiento.

“Hemos demandado un programa de reactivación integral que incluya la parte del financiamiento y alguna estrategia ante el cambio climático, porque se habla que las plantaciones que están en zonas intermedias (alturas cercanas a los 600 metros sobre el nivel del mar) en 2020 al 2050 tienden a desaparecer y debería incluir hasta una reforma a la Ley del café que contemple eso”, señaló Sevilla.

La dirigente gremial expresó preocupación porque a la fecha no esté cuantificado el daño real en las plantaciones para conocer cuántas manzanas del cultivo deben ser renovadas totalmente.

Según los datos que el Magfor presentó en Oirsa, la roya afectó el 32 por ciento de las 180,219 manzanas cultivadas con café en los cinco departamentos del norte: Jinotega, Matagalpa, Estelí, Madriz y Nueva Segovia.

EL TIEMPO APREMIA

Sevilla consideró que el tiempo es otra de las limitantes. En el caso de Matagalpa, que aporta más del 35 por ciento de la producción nacional de café, la cosecha del ciclo 2012-2013 está en la llamada etapa de “repela” o recolección de los últimos granos y de inmediato los caficultores deberían realizar las labores culturales de mantenimiento a las plantaciones, mientras la estrategia del Magfor plantea un proceso de capacitaciones que, a criterio de la dirigente, “bajará a los territorios hasta en marzo”.

Otro de los temas sin avances es el de las semillas. Generalmente, los productores la obtienen de sus plantaciones y hasta ahora tampoco hay propuestas para obtener semillas certificadas.

nte la crisis generada por las enfermedades fungosas en los cafetales del país, la Asociación de Trabajadores del Campo (ATC) exigió la participación de los trabajadores en las instancias que toman decisiones. A través de un pronunciamiento calificó como un “desastre” las afectaciones por la roya y la antracnosis y criticó que detrás “también se revela una política bancaria y una política mercantil que tiene en abandono y descapitalizados a miles de productores, ya no digamos la situación de los trabajadores”.

La ATC propone iniciar con urgencia el plan de reconversión “como base para preservar los 350 mil empleos directos y todos los empleos indirectos complementarios que genera la actividad del café en el país”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: