Militar vincula a presidente guatemalteco con masacres de indígenas

Un militar retirado vinculó este jueves al presidente de Guatemala, general retirado Otto Pérez, con masacres de indígenas perpetradas entre 1982 y 1983, al declarar por medio de videoconferencia en el juicio por genocidio que se le sigue al ex dictador Efraín Ríos Montt.

Hugo Bernal (en pantalla al fondo), un antiguo colaborador del Ejército de Guatemala compareció ante el tribunal donde se celebra el juicio por genocidio contra el exgeneral golpista José Efraín Ríos Montt. Bernal implicó hoy al actual presidente, el general retirado Otto Pérez Molina, en una matanza de indígenas ixiles. LA PRENSA/EFE/Saul Martinez

CIUDAD DE GUATEMALA/AFP

Un militar retirado vinculó este jueves al presidente de Guatemala, general retirado Otto Pérez, con masacres de indígenas perpetradas entre 1982 y 1983, al declarar por medio de videoconferencia en el juicio por genocidio que se le sigue al ex dictador Efraín Ríos Montt.

«A órdenes del mayor (en ese entonces) Tito, conocido como Otto Pérez Molina, y otros oficiales coordinaron la quema y el saqueo de la gente para luego ejecutarla» en la aldea Xalbal (norte), afirmó el especialista y ex miembro del cuerpo de ingenieros, Hugo Leonardo Reyes.

«La gente que estaba en Xalbal (norte) no andaba en las montañas, fue capturada en sus casas» y luego trasladada a la sede del cuerpo de ingenieros de esa zona, donde «las fueron a ejecutar», afirmó el testigo en la videoconferencia, observada por periodistas de la AFP.

Leonardo Reyes es un testigo protegido por la Fiscalía, por lo cual fue autorizado a declarar por medio de videoconferencia en el mismo edificio judicial, pero en un recinto distinto a la sala donde se lleva a cabo el debate del juicio contra Ríos Montt.

El testigo aseguró que en otros tres destacamentos militares instalados en esa región durante la guerra (1960-1996) también fueron asesinaron indígenas.

Ninguna fuente del gobierno había reaccionado a esta acusación, aunque ya en otras ocasiones el presidente ha sido vinculado a violaciones de los derechos humanos durante la guerra.

Incluso, Pérez fue acusado por la desaparición de un ex guerrillero, pero su caso fue cerrado a principios de este año.

El mandatario ha negado que en el país se haya cometido genocidio durante el conflicto armado, que dejó 200,000 víctimas entre muertos y desparecidos, algo que ha causado malestar en organizaciones de derechos humanos y familiares de víctimas.

Ríos Montt y el ex jefe de inteligencia militar José Rodríguez son juzgados por la masacre de 1,771 indígenas mayas ixiles, ocurrida entre 1982 y 1983, en lo más cruento de la guerra que vivió Guatemala durante 36 años.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: