“Construyen ratoneras”

El ministro de Transporte e Infraestructura, Pablo Fernando Martínez, criticó fuertemente los proyectos urbanísticos que se construyen en Managua, luego de las inundaciones que afectaron varios residenciales en los municipios de Managua, Ciudad Sandino, Nindirí y Ticuantepe.

Pablo Fernando Martínez, titular del MTI. LA PRENSA/ARCHIVO

Vladimir Vásquez y Lucía Navas

El ministro de Transporte e Infraestructura, Pablo Fernando Martínez, criticó fuertemente los proyectos urbanísticos que se construyen en Managua, luego de las inundaciones que afectaron varios residenciales en los municipios de Managua, Ciudad Sandino, Nindirí y Ticuantepe.

Martínez dijo que “los urbanizadores deben revisar donde van a ubicar” los residenciales y agregó que “muchos proyectos de alto costo están construyendo ratoneras en Managua”.

Son entre cuarenta y cincuenta viviendas nuevas las afectadas, según la Cámara de Urbanizadores (Cadur), institución que prometió que se pagarán los daños a los enseres de las familias si se demuestra que las inundaciones en los residenciales fueron por una mala construcción.

Serán las alcaldías, las que actualmente evalúan el daño en las urbanizaciones y las zonas donde se ubican, las que determinen las responsabilidades.

[doap_box title=»Analizan qué hacer» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

Mañana una comisión integrada por Cadur, el Cosep y las cuatro alcaldías de los municipios donde se ubican los residenciales afectados se reunirán para evaluar los estudios sobre la situación de vulnerabilidad por lluvias e inundaciones para definir los planes de prevención y mitigación.

Cadur afirma que realizan inversiones en el mejoramiento de calles y la red pluvial de los residenciales afectados, pero señala que se requieren más trabajos porque, en Ciudad Sandino pasan cinco cauces y ninguno de ellos ha sido revestido.

[/doap_box]

Pero el ministro Martínez no está de acuerdo con la forma en que se están construyendo las viviendas y sus ubicaciones en distintos puntos de Managua. “Hay repartos que están construyendo miles de viviendas y que tienen muchos vehículos adentro y solo una calle de salida” y se preguntó “¿Cómo van a hacer estas personas para salir?”.

Dijo además que no es competencia del MTI vigilar si las urbanizaciones están cumpliendo con las normas de construcción, pero que esa instancia se encarga de garantizar la calidad de los materiales de construcción.

“En lo que es la ubicación, habría que revisar y los urbanizadores tienen que ver dónde es que van a ubicar las viviendas”, dijo el funcionario. Además aseguró que serán las urbanizadoras las que tendrán que dar respuesta a las familias que se vieron afectadas por las inundaciones recientemente.

EMPRESARIOS RESPONDEN

A los empresarios no les gustaron los señalamientos del titular del MTI. Ricardo Meléndez, presidente de la Cámara de Urbanizadores (Cadur), consideró que “este tipo de declaraciones no abona al desarrollo del país”.

Meléndez le recordó que los residenciales “que los socios de Cadur” edifican se basan en los permisos de las alcaldías y el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena), y conforme las especificaciones que el MTI les asigna sobre los materiales a utilizar.

Benjamín Lanzas, presidente de la Cámara de la Construcción dijo que “los socios de la Cámara de la Construcción, y estoy seguro que los socios de la Cámara de Urbanizadore no construyen ratoneras, construyen casas que cumplen con todos los requisitos”, ripostó Lanzas.

SIBOIF “JALA LA CHAQUETA”

En tanto el Superintendente de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif), Víctor Urcuyo, llamó la atención a los bancos para evitar un aumento de la mora hipotecaria como consecuencia de que las familias cuyas casas que fueron anegadas y estén financiadas con un crédito, decidan interrumpir el pago.

“Definitivamente, la falta de pago de los deudores de las viviendas afecta a la entidad bancaria porque a la postre se tendría que adjudicar la propiedad, lo cual no es el fin de un banco comercial, sino obtener el retorno y su respectivo margen financiero”, respondió Urcuyo a consultas de LA PRENSA.

Recordó que no le corresponde a los bancos “en principio determinar los niveles de riesgo de un lugar” donde se construirá un residencial. Pero señala que así como se hace un análisis previo del cliente, también “antes de ofrecer financiamiento para la compra de casas en determinado reparto, deben estar claros que el desarrollo habitacional haya obtenido el respectivo permiso de la Alcaldía a través de su Departamento Urbanístico, mediante la documentación respectiva” para edificar.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: