Microcrédito alerta por precios

El sector del microcrédito está inquieto por la caída de los precios, no solo de las materias primas en el mercado internacional sino también por la baja en la paga de algunos granos básicos en el mercado local, como es el caso del frijol. Y aunque para el segundo semestre las perspectivas parecen mejorar, lo cierto es que el sector cerró el primer trimestre del año con una caída del 15 por ciento en su cartera.

Wendy Álvarez Hidalgo

El sector del microcrédito está inquieto por la caída de los precios, no solo de las materias primas en el mercado internacional sino también por la baja en la paga de algunos granos básicos en el mercado local, como es el caso del frijol. Y aunque para el segundo semestre las perspectivas parecen mejorar, lo cierto es que el sector cerró el primer trimestre del año con una caída del 15 por ciento en su cartera.

Este comportamiento trimestral que es normal en la primera mitad del año, afirman representantes del sector, pero que no deja de inquietarlos, debido a la volatilidad de precios que podría extenderse en el segundo semestre. Eso pone en cuerda floja las proyecciones de la industria que planea crecer entre ocho y diez por ciento este año, una meta que por ahora se puede lograr, asegura el presidente de la Asociación Nicaragüense de Instituciones de Microfinanzas (Asomif), Fernando Guzmán.

Incluso, Guzmán considera que el sector pudo haber mejorado sus indicadores a partir de mayo con un crecimiento del tres por ciento a junio, impulsado por el inicio del ciclo agrícola 2013-2014, cuyas cifras confirmarán una vez recopilado los datos de los socios de Asomif.

A junio de 2012, las microfinancieras cerraron con una cartera crediticia de 3,324 millones de córdobas, superior respecto al mismo lapso del año anterior, que fue de 3,107 millones de córdobas, según estadísticas disponibles en el portal electrónico de Asomif. A diciembre pasado este sector cerró con un crecimiento del siete por ciento.

[doap_box title=»Presión a la capacidad de pago» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

Joaida Castillo Barquero, gerente de negocios de la Fundación para el Desarrollo Socioeconómico Rural (Fundeser), explica que la disminución de precios en los granos básicos reduce la capacidad de pago de los productores, lo que frena el financiamiento.

“Los precios de los insumos están dolarizados, por lo que es mayor la necesidad de financiamiento para el mantenimiento de sus cultivos y el rendimiento por manzana es bajo. Todo sumado hace que sea casi imposible la posibilidad de financiarlos. Esto ocasiona que apliquen menos fertilizantes y entonces la producción por manzana será más baja”, enfatiza.

Igual está ocurriendo con los productores de café, añade, donde no solo está afectando los bajos precios, también la roya.

“Los productores que no han podido darles el mantenimiento requerido sufrieron por la roya y por tanto perdieron alguna parte importante de su capacidad de producir. Entonces la combinación de ambas situaciones genera una disminución significativa”, añadió.

[/doap_box][doap_box title=»32 % » box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

es la tasa de interés promedio de los créditos que colocaron las instituciones de microfinanzas en el primer semestre del año, según datos de Asomif.

[/doap_box][doap_box title=»Mora estable» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

Las instituciones de microcrédito no creen que la caída de precios provoque un nuevo movimiento de morosos, porque para ellos ese mal está enterrado. El presidente de Asomif, Fernando Guzmán, dijo que la mora ya se encuentra a niveles razonables, es decir por debajo del cinco por ciento en promedio, un indicador positivo respecto a los años de crisis, cuando alcanzó el 20 por ciento en algunas instituciones y llegó al 15 por ciento en términos globales.

[/doap_box]

“La caída en el primer trimestre es normal producto a una reducción en la actividad del sector agropecuario, y recordemos que en ese período salen las cosechas. Ya en el segundo trimestre comienzan los financiamientos”, dice Guzmán.

En el caso de la Fundación para el Desarrollo de la Microempresa (Fudemi) —de la que Guzmán es gerente— la cartera registra un crecimiento de entre 4.5 y 5 por ciento a junio, pero a marzo había quedado con saldo negativo.

¿Les preocupa los bajos precios? “Esa es una inquietud generalizada, que no sabemos cuál va ser el impacto todavía, pero la realidad es que todos los commodities están en el precio a la baja, el café a la baja, el frijol a la baja , el maíz a la baja, el problema en la carne, entonces esas cosas van a influir”, advierte Guzmán.

De hecho, en el primer semestre los principales veinte productos de exportación del país, que aportan el 82 por ciento de los ingresos de las ventas al exterior, reflejan una caída de precio del 48 por ciento. Y es que al menos 12 de estas mercancías han mermado su paga, según advierte la gerente general de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), Azucena Castillo.

La docena de productos afectados son el maní, frijoles, banano, café oro, metales comunes y sus manufacturas, productos lácteos, café procesado, azúcar de caña, ganado bovino, oro en bruto, bebidas, líquidos alcohólicos y vinagre y pescado. Las exportaciones globales cerraron el primer semestre con una reducción de ingresos del 8.7 por ciento, es decir 124 millones de dólares menos en relación con el mismo período del año pasado, cuando sumaron 1,432 millones de dólares.

CAÍDA DEL PRECIO DEL FRIJOL PRESIONÓ

El gerente general del Fondo de Desarrollo Local (FDL), Julio Flores Coca, comparte la inquietud del sector, y dice que en el primer trimestre se sintió una baja en el dinamismo de la actividad agropecuaria, influido también por las afectaciones de la roya en la producción de café.

En el caso del FDL, en los primeros tres meses del año su cartera cayó un ocho por ciento, pero ya para junio se estabilizó y alcanzó el mismo volumen que el año pasado, estima. Esta entidad es la más grande en cuanto a participación en el mercado, con una cartera mayor a los 1,400 millones de córdobas y con más de 60,000 clientes. Tiene 37 oficinas.

Flores dijo que la roya, un hongo que daña el follaje de los cafetos, afectó al diez por ciento de los clientes dedicados a este cultivo que tienen en cartera, que en total son 4,000. Y es por eso, añade, que impulsaron un programa de renovación de unas 4,000 manzanas en manos de 2,000 de sus clientes.

La situación es peor en la producción de frijoles. Flores dice que tal fue el desplome de precio en este grano que llegó a cotizarse por debajo del maíz. “En la parte de granos básicos nosotros vemos riesgos, no solo por asuntos de clima sino también por la forma en cómo evolucionaron los precios, especialmente del frijol en este último ciclo agrícola. En una visita que hice al norte ,en mayo con la salida de la cosecha de apante, el quintal del frijol estaba a 300 córdobas o menos. Y se dio un fenómeno un par de semanas muy raro, porque el precio del frijol resultó estar menor que el de maíz, pero ya el precio está mejorado”, comenta.

Pese al panorama sombrío, el FDL espera cerrar el año con un crecimiento de entre 10 y 12 por ciento.

FUNDESER OPTIMISTA

La Fundación para el Desarrollo Socioeconómico Rural (Fundeser) registra, por su lado, un crecimiento estable del nueve por ciento desde diciembre al cierre de diciembre, lo que significa un aumento de cincuenta millones de córdobas en su cartera crediticia, para totalizar un desembolso de 327 millones de córdobas, de los cuales el 63 por ciento ha sido para el sector agropecuario.

Joaida Castillo Barquero, gerente de negocios de Fundeser, dice que pese a la presión por los bajos precios, también “las perspectivas son positivas” y por eso “pretendemos llegar a desembolsar para los próximos seis meses un total de 405 millones de córdobas, de los cuales 223 millones son para el sector agropecuario. Queremos ser responsables con los desembolsos como parte de la campaña internacional de protección al consumidor y protegerlos de un sobreendeudamiento”.

En cuanto a la mora, al 30 de mayo la cartera en esa institución es del 2.73 por ciento.

En 2012, la cartera crediticia de las instituciones de microfinanzas asociadas en Asomif, cerró en 3,765 millones de córdobas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: