Temas de la nicaraguanidad

Cinco años de circulación mensual ininterrumpida está celebrando la revista digital Temas Nicaragüenses (RTN). Toda una hazaña para una producción cultural, científica y tecnológica, sin fines de lucro, de circulación gratuita, pero muy rica y sostenida por el inmenso capital humano de todos sus colaboradores voluntarios y el trabajo dedicado de su editor.

Cinco años de circulación mensual ininterrumpida está celebrando la revista digital Temas Nicaragüenses (RTN). Toda una hazaña para una producción cultural, científica y tecnológica, sin fines de lucro, de circulación gratuita, pero muy rica y sostenida por el inmenso capital humano de todos sus colaboradores voluntarios y el trabajo dedicado de su editor. Y en ello, la RTN comparte el espíritu de creación y producción colectiva que es propio del Güegüense, y también el espíritu altruista del Quijote. ¡Como quien dice 60 fardos de guayaba alzados con éxito en los campos de la Web o 60 lanzas clavadas airosas en los molinos de viento del espacio cibernético! www.temasnicas.net

Reseñar su número uno, de mayo de 2008, da pista del valioso y variado trabajo desarrollado y que nos permite disfrutar, leyendo gratuitamente, a reconocidas plumas del mundo académico-científico nicaragüense e internacional, igualmente obras clásicas o poco divulgadas sobre Nicaragua, así como también tenemos el privilegio de leer primicias de noveles investigadores que encuentran un espacio que publica sus producciones:

El primer número tuvo nueve artículos de siete colaboradores. Al día de hoy son 98 colaboradores voluntarios, según se consigna en el sitio web de la revista.

Los nueve artículos de la revista primigenia son un buen esbozo del perfil que la revista viene cultivando a lo largo de estos 60 números:

Abril: mes de la resistencia indígena , es el título con autoría del reconocido investigador, Jorge Eduardo Arellano, que inaugura el ya largo desfile mensual de artículos: una crónica rescatando la resistencia que Nicarao y Diriangén realizaran en ese mes, pero del año 1523, contra la primera incursión conquistadora de Gil González Dávila, quien tuvo que retirarse bajo el asedio bélico de los mangues y nahuas concertados. El artículo es una especie de declaración de principios para la revista: temas de los nicaragüenses, temas de la formación y desarrollo de su ser nacional.

El ensayo de Esteban Duque Estrada, titulado ¿Qué alegará Colombia? , desarrolla los argumentos históricos, geográficos y jurídicos que fundamentan el reclamo de Nicaragua sobre sus territorios insulares y espacios marinos ocupados por Colombia en el mar Caribe. Si Arellano proclama la fundación de la nicaraguanidad, Duque Estrada su integridad territorial.

Flavio Rivera, con un sabroso y erudito artículo: Los amores de Simón Bolívar nos lanza al ámbito de la Patria Grande Latinoamericana, dándonos una visión humanizada del Libertador.

El editor de RTN, José Mejía Lacayo, presenta un escrito sobre Fuentes Bibliográficas en Internet en el cual da valiosas pistas sobre cómo investigar con seriedad en ese maremágnum de información de internet: un valioso aporte para todos aquellos que se nos ocurre incursionar en estos arcanos virtuales.

Pasando al ámbito científico-naturalista, una reseña del ornitólogo Bernardo Ponzol, jesuita.

En el campo literario, el maestro Carlos Tünnermann presenta un ensayo sobre La poesía nicaragüense y universal de Pablo Antonio Cuadra en tanto que Eddy Kühl aborda la historia regional con su trabajo Matagalpa: Datos Históricos .

Concluye el número 1 con un ensayo histórico-constructivo del ingeniero José Mejía Lacayo sobre los Sistemas de Construcción Colonial en Nicaragua , con recomendaciones prácticas para retomar las técnicas constructivas tradicionales como forma de contribuir a resolver el problema de la vivienda en Nicaragua.

Como vemos, un primer número de temáticas variadas y oportunas, con alto rigor que configuran el perfil de una revista que ha devenido en un espacio de calidad. Si tomamos como promedio 200 páginas por ejemplar, hablamos de al menos 120,000 páginas publicadas en estos cinco años, sin más capital que la buena voluntad de su editor y colaboradores.

Vale la pena leerla. El autor es psicólogo social.