Nelson Mandela, el “Madiba” de los sudafricanos.

Mandela

La infancia de Rolihlahla Mandela fue de las más tranquilas y simples que uno pueda imaginarse. Creció en una tierra idílica de colinas verdes, arroyos cristalinos y cabañas con redondos techos de paja: Umtata, entonces capital del sudafricano territorio del Transkei, que empezaba al pie de las montañas de Drakensburg y se extendía hasta las costas del Océano Índico. Ahí los días de Rolihlahla se iban en sacar a pastar ovejas y becerros, jugar a las escondidas, deslizarse por los “toboganes” de las colinas, batirse en grandes duelos con espadas de palo o robar mazorcas en los plantíos para asarlas bajo las estrellas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: