Cuba bien armado

Cuando en la Navidad del 2002, los Yanquis de Nueva York convirtieron a José Ariel Contreras en millonario, la emoción del espigado lanzador de ébano era natural, pero no solo por el dinero, que era ya suficiente razón, sino porque los bombarderos habían aceptado una petición del pinareño y quedaba establecida en el contrato.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: