El escenario tiene dueño

“Vas a ser dramaturgo”, fueron las palabras proféticas que le dijo su abuelita materna Carmen Chávez. Ella descubrió el talento en Luis Harold Agurto Chávez cuando él aún era un niño inquieto por la actuación y la lectura.

La Prensa/Arnulfo Agüero

Arnulfo Agüero/VIDA

[doap_box title=»Otros escritos» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

Ha ganado certámenes de poesía y aparece en varias antologías, como en la reciente De Azul a Rojo (Voces de poetas nicaragüenses del siglo XXI), una compilación de Luis Alberto Ambroggio.

Piensa publicar un libro que reúna sus obras de teatro, El escarabajo, Inminencias, Daguerrotipo, Doña Consuelito, Deja Vu, y De tripas corazón. Y tiene en preparación una colección de cuentos breves, y una novela llamada Cartas a Laura. Agurto Chávez ha escrito más de treinta obras, entre monólogos, adaptaciones, y teatro experimental. Entre ellas, Seis paredes, monólogo sobre los últimos minutos del poeta Alfonso Cortés, donde cuestiona la locura y la razón. Recientemente fue presentada en Cuba.

Entre sus textos por terminar se encuentran Batman y Robin, una historia de antihéroes envejecidos, ambientada en los años sesenta en una baticueva de algún lugar de Latinoamérica.

[/doap_box][doap_box title=»A escena» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

Esta semana en el Teatro Experimental Pilar Aguirre el grupo Mayboarte llevó a escena la obra Doña Consuelito, la cual es dirigida por Mayra Bonilla.

Este montaje es dedicado a la primera actriz de Nicaragua, Pilar Aguirre, en el centenario de su nacimiento; en este mismo evento se le otorgó un reconocimiento a Harold.

Otra obra de este talentoso escritor es Mírame a los ojos, y se presentará próximamente en México. En tanto Crisálida, una historia de un transgénero se presentará en el Festival Internacional Centroamericano a celebrarse en Nicaragua en noviembre.

[/doap_box][doap_box title=»» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

“Es uno de los dramaturgos más destacado de los últimos años, con dos premios nacionales de dramaturgia consecutivos. Siempre está tocando la problemática de los actores dentro y detrás de la escena”. Mayra Bonilla, actriz.

[/doap_box][doap_box title=»» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

“Él tiene habilidad para enseñar dado que es actor, dramaturgo y estudioso del teatro y la literatura contemporánea. Sus obras han sido puestas en escena en varias universidades y fuera del país”. Erasmo Alizaga, director de teatro.

[/doap_box]

“Vas a ser dramaturgo”, fueron las palabras proféticas que le dijo su abuelita materna Carmen Chávez. Ella descubrió el talento en Luis Harold Agurto Chávez cuando él aún era un niño inquieto por la actuación y la lectura.

Agurto Chávez nace en Managua, el 4 de abril de 1966, y no fue sino hasta 1995 que su nombre sonó como dramaturgo y actor de su propio monólogo Petra (Petronila), presentado en el primer Festival de Monólogos que organizó Lucero Millán en el Teatro Justo Rufino Garay. 

“Creo que soy el culpable de que Harold esté en esto”, confiesa el actor Xavier Espinoza Rivera, quien lo dirigió en su debut. Su último guion Crisálida , una historia de un transgénero se estrenó con éxito en el 2012 en la Sala Experimental Pilar Aguirre, del Teatro Nacional Rubén Darío.

Sobre su visión del teatro contemporáneo, Agurto sostiene que “la dramaturgia y el nuevo teatro no debe mezclarse con la política”. Asimismo explica que el hacer un buen teatro es lograrlo con sensibilidad, calidad escénica y cuidar los detalles del montaje, luces, sonido, utilería y austeridad de recursos.

Estudió actuación, luego hizo talleres de formación artística, creación dramática, del 2002 al 2006, uno de sus maestros fue el dramaturgo español José Sanchis Sinesterra. “Uno de los magos de las escenas del teatro con estructura no verbal”, resalta Harold.

Además de actor, es profesor de dramaturgia, análisis de estructura dramática y literatura; ha impartido clases en la Universidad Católica, Universidad Agraria de Rivas, Upoli, en centros de secundaria y de educación especial, como Casa Nazaret. 

“Para escribir y dar clases he tenido que trabajar con disciplina, recibir talleres, y conocer el medio teatral”, explica Harold. Su horizonte es colocarse al final de su vida en la lista de los mejores dramaturgos de Nicaragua de las últimas dos décadas.

CON SOCORRO Y PILAR

Aún siendo estudiante de la Escuela Nacional de Teatro es invitado a ser parte del elenco en La casona de los balcones de Carlos Maturana, obra presentada en la Sala Mayor del Teatro Nacional Rubén Darío en 1990, comparte con Pilar Aguirre, Salvador Espinoza y Xiomara Centeno.

Años después, junto a la actriz uruguaya Erita Stern, Verónica Guido, Aurora Hernández y Alberto Moreno, fundan el grupo teatral Exente (exalumnos de la Escuela Nacional de Teatro), su tendencia fue hacer teatro en la calle para niños, acumulando experiencia en este género.

La actriz Socorro Bonilla le encarga escribir una adaptación para radio de la obra satírica Chinfonía Burguesa. Este fue su pase para unirse a la Comedia Nacional donde interpretó a varios personajes en obras, como El pagador de promesas, La difunta, Los celos y el divorci o.

De Pilar Aguirre guarda buenos recuerdos de amistad y trabajo, con ella compartió rol en la obra La verdadera historia de Pedro Navaja , una producción donde participaron más de sesenta actores y actrices. “Aprendí muchísimo de ella, de su calidad como actriz y de su humor”, cuenta.

Esto lo motivó a escribir una obra para que ella actuase en la misma que tituló Salgamos una vez más a escena , texto inspirado en la vida artística y dramática de la actriz. Fue llevada a escena en 2008 por la teatrista Marina Obregón, en la Upoli.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: