“La Seguridad del Estado fue usada como punta de lanza de la represión”, dice el ex DGSE, Pánfilo Orozco, quien alega que no fue la Seguridad del Estado la que cometió los mayores crímenes en los ochenta. LA PRENSA/ ARCHIVO

El Gobierno de los ex DGSE

Entrenados para conspirar, espiar, perseguir, acorralar, y hasta para torturar, los miembros de la Dirección General de la Seguridad del Estado sandinista (DGSE) de los años ochenta se transformaron en personajes oscuros, temibles e indeseables.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: