Cae microcrédito para inversión

La industria del microcrédito no termina de consolidar su senda de recuperación en esta primera mitad del año. Al finalizar junio, el sector reporta preliminarmente una contracción en su actividad, tanto en cartera como en divisas. La falta de liquidez para colocar préstamos de inversión a largo plazo es una de las causas, dice el presidente de la Asociación Nicaragüense de Instituciones de Microfinanzas (Asomif), Fernando Guzmán.

Ver ampliada

Wendy Álvarez Hidalgo

La industria del microcrédito no termina de consolidar su senda de recuperación en esta primera mitad del año. Al finalizar junio, el sector reporta preliminarmente una contracción en su actividad, tanto en cartera como en divisas. La falta de liquidez para colocar préstamos de inversión a largo plazo es una de las causas, dice el presidente de la Asociación Nicaragüense de Instituciones de Microfinanzas (Asomif), Fernando Guzmán.

El dirigente gremial explica que si bien algunos fondeadores han empezado a voltear su mirada hacia las microfinancieras nicaragüenses, tras la crisis de mora de 2009, lo cierto es que las líneas de financiamientos están siendo colocadas en el sector con plazos cortos, lo que obstaculiza los desembolsos de préstamos a largo plazo, y que son utilizados para inversiones en fincas, por ejemplo.

[doap_box title=»» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

  • 8 % es la meta de crecimiento que proyectan las instituciones de microfinanzas al cierre de este año, estimulado por la reactivación de la economía en la segunda mitad del año.

[/doap_box]

Guzmán estima que este tipo de crédito ha caído más de un cincuenta por ciento en esta primera mitad del año. “Prácticamente no hay fondos para apoyar en proyectos de infraestructura en fincas. Eso influye mucho en la reducción que hemos hablado en este periodo (primer semestre)”.

Antes de la crisis, los fondeadores colocaban sus líneas con plazos mayores, incluso a ocho años, y ahora el período no supera los doce meses.

Sobre el desempeño general del sector, Guzmán explica que si bien hay instituciones de microfinanzas que registraron crecimientos moderados, el problema es que el Fondo de Desarrollo Local (FDL), al ser la institución más grande, prácticamente registró cero crecimiento eso incidió en el saldo final. Otro factor es la desaceleración de la economía nacional.

Julio Flores, gerente del FDL, admite ese comportamiento de cartera y señala que para agosto se mejoró y espera cerrar el año con un crecimiento del doce por ciento, lo que implicará 65 millones de dólares en cartera.

Ese crecimiento, no obstante, será puesto aprueba por la baja de precios en los productos agropecuarios y los efectos de la roya en el caso del café. Flores recuerda que en el segundo semestre se dinamizará el comercio y eso incidirá positivamente en los indicadores de esta institución.

Las perspectivas de crecimiento también son compartidas por la Fundación para el Desarrollo Socioeconómico Rural (Fundeser), la segunda institución más grande del sector. René Romero, gerente de esa entidad, dijo que en la primera mitad del año crecieron un veinte por ciento y al cierre de este año espera crecer en cartera un treinta por ciento.

Romero señala que uno de los factores que está mellando al sector es la prudencia de los fondeadores internacionales. “Hay fondeadores que ya no colocan lo que colocaban antes”, explica.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: