Obama evalúa plan para aliviar efecto de sanciones contra Irán

El Gobierno del presidente de EE.UU., Barack Obama, está evaluando una propuesta para aliviar los efectos de las sanciones contra Irán que contempla ofrecer al régimen de Teherán acceso a miles de millones de dólares en fondos congelados, según publica hoy The New York Times.

Washington/EFE

El Gobierno del presidente de EE.UU., Barack Obama, está evaluando una propuesta para aliviar los efectos de las sanciones contra Irán que contempla ofrecer al régimen de Teherán acceso a miles de millones de dólares en fondos congelados, según publica hoy The New York Times.

La condición para acceder a esos fondos es que el Gobierno iraní tome «medidas específicas» para frenar su programa nuclear, de acuerdo con el diario, que cita bajo anonimato a un alto funcionario estadounidense.

Bajo ese plan el Gobierno estadounidense liberaría en cuotas activos de Irán congelados en el extranjero y evitaría los «riesgos políticos y diplomáticos» de la derogación de las sanciones.

También daría a Obama «flexibilidad» para responder a las ofertas iraníes que surjan de las actuales negociaciones con ese país sobre su programa nuclear, según The New York Times.

El plan está siendo debatido en el seno de la Casa Blanca y el Departamento de Estado.

En paralelo, funcionarios del Gobierno están instando al Senado a postergar la votación de un proyecto de ley para limitar aún más las exportaciones de petróleo de Irán hasta después de la próxima ronda de conversaciones entre el G5+1 (EEUU, Rusia, China, Reino Unido y Francia más Alemania) y Teherán, prevista para el 7 y 8 de noviembre.

Las potencias del G5+1 mantuvieron esta semana en Ginebra conversaciones con Irán, cuyo ministro de Exteriores, Mohamed Yavad Zarif, presentó una nueva propuesta de su país para aliviar las inquietudes que suscita el desarrollo de su programa nuclear.

El Gobierno estadounidense valoró la «seriedad y sustancia» de la propuesta presentada por Irán y aseguró que cualquier respuesta que decida dar será «proporcional», y no implicará necesariamente un cambio en su política de sanciones.

Gran parte de la comunidad internacional, con Estados Unidos e Israel a la cabeza, acusa a Irán de ocultar bajo su programa nuclear civil otro de naturaleza clandestina y ambiciones bélicas cuyo objetivo sería hacerse con armas atómicas, una alegación que Teherán rechaza.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: