Nada gratis en las redes

El fabuloso desempeño bursátil del gigante de internet Google pone en evidencia la habilidad de las redes sociales, servicios y plataformas de internet para monetizar informaciones que los usuarios les entregan gratuitamente en sus perfiles, fotos y opiniones.

LA PRENSA/THINKSTOCKPHOTOS

El fabuloso desempeño bursátil del gigante de internet Google pone en evidencia la habilidad de las redes sociales, servicios y plataformas de internet para monetizar informaciones que los usuarios les entregan gratuitamente en sus perfiles, fotos y opiniones.

[doap_box title=»HOMBRE- ANUNCIO» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

Internet y las redes sociales «acaban de reinventar el hombre-anuncio», la vieja técnica que consistía en hacer cargar a una persona con un cartel publicitario sobre su cuerpo, escribió Olivier Ertzscheid, experto en ciencias de la información de la Universidad de Nantes (oeste de Francia). “ Salvo que el hombre-anuncio siempre sabía que cargaba el cartel y recibía un pago a cambio de ello”, agregó.

[/doap_box]

Google enloqueció a los operadores de Wall Street: su acción superó la barrera simbólica de los 1,000 dólares, tras resultados trimestrales superiores a lo esperado. Para impulsar su crecimiento, en una economía donde la recomendación orienta al consumidor, Google adaptó su oferta publicitaria.

El 11 de octubre el gigante de internet anunció una evolución de sus Condiciones Generales de Uso (CGU). A partir del 11 de noviembre, fecha en que está prevista la puesta al día, Google podrá asociar las fotos de los perfiles, los comentarios y las opiniones de los usuarios con publicidades. Google llama a eso “recomendaciones compartidas” , que podrán ser vendidas a los anunciantes.

BÚSQUEDAS MÁS RÁPIDAS

Concretamente, “si alguien busca un restaurante italiano a través del motor de búsqueda de Google y si alguno de sus amigos recomendó alguno cerca de su casa, puede recibir un anuncio con esa opinión”, explica Google en su sitio, que además del buscador ofrece innumerables servicios gratuitos (correo electrónico, agenda, mapas, red social Google+, YouTube, Google Play, etc…).

En marzo de 2012, Google unificó por otra parte unas sesenta reglas de utilización que antes regían sus servicios separados.

“La publicidad queda en lo más bajo de la escala de prescripción —es decir en términos publicitarios la capacidad de un agente para modificar el comportamiento de otro— y la recomendación en lo más alto, porque es uno de los factores que más influencian los comportamientos. Aquí se mezclan ambos”, analiza Arthur Kannas, de la agencia de comunicación y marketing interactivo Heaven.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: