Odiado y amado

“Él es como el teclado de un piano, con teclas blancas y negras pero, detrás de su fachada con la que trata de controlarlo todo, es un chico perdido, con el corazón roto”...

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: