Robinson Canó es un jugador especial, con cifras sólidas en su carrera y una forma sencilla de hacer lo más difícil, pero se ha vuelto muy caro y aún no se sabe cuál será su destino en 2014. LA PRENSA/ARCHIVO

Los peces gordos

Mientras Prince Fielder mira con emoción hacia la cerca del jardín derecho del Ranger Ballpark en Arlington, Texas, y los Yanquis sueñan con que Brian McCann se una a la lista de receptores élite que ellos han tenido en el pasado, las interrogantes sobre el destino de los principales agentes libres siguen vigentes en las Ligas Mayores.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: