LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

El camino a la perdición

Max L. Lacayo

Dada sus manifiestas ambiciones es válido afirmar que Daniel Ortega es esclavo de sus propios vicios políticos. Él ha depositado todo su valor como ser humano por encima de su instinto de conservación. Este está motivado por sus metas de poder; por la imposición de sus caprichos como expresión de su fortaleza y valor. Su dominio sobre todos nosotros es simplemente la reafirmación de sus logros y triunfos.

Ortega avanza victorioso por sobre las agrupaciones políticas, empresariales, militares, por sobre nuestra capacidad de organización social y por sobre las relaciones que su gobierno establece con representantes diplomáticos de ciertas naciones y organismos internacionales. Así es como él sustenta su voluntad de poder y opresión.

Este inconstitucional presidente de Nicaragua cambia y modifica estrategias para —invariablemente— llevar a término sus propósitos. Hoy lo contemplamos destrozando a su antojo la Constitución de la República para adaptarla a la exacta medida de sus planes.

A manera de ilustración podríamos exponer la forma en que Ortega va implementando las partes de su propio sistema político. Sistema que él mismo ha diseñado, basado en su degradante evaluación de que nosotros ni siquiera merecemos ser considerados —por él— como ciudadanos de este país. Su desprecio por nosotros es irrebatible.

Tomemos el concepto de pluralismo político como ejemplo. Veamos lo que Ortega perfila como sus principales ideas, la clara presentación de sus preconcepciones y la forma de cómo nos las hace tragar en silencio y sumisión.

A finales de 1984, con cinco años en el poder, el entonces coordinador de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional y candidato a lo que lo llevó a su primer término presidencial, Daniel Ortega le manifestó al exgobernador de California, Jerry Brown y a los editores de New Perspectives que los sandinistas luchaban por establecer en Nicaragua un sistema de naturaleza democrática y pluralista.

Ortega explicó que buscaba pluralismo en el sentido de que aunque la revolución de Nicaragua era un proceso “profundo” daba espacio a la participación limitada de grupos diversos: “La revolución ha establecido un esquema dentro del cual diferentes fuerzas políticas pueden estar activas, pueden movilizarse”.

Luego Ortega explicó las limitaciones de esa falsa participación pluralista: “En 1970 bajo Allende, en Chile, el Partido de Unidad Popular alcanzó el poder a través de elecciones, pero como el partido presentaba un reto al propio sistema, el interés del sistema establecido destruyó la Unidad Popular”. También expresó a los entrevistadores que en algunas democracias latinoamericanas existe participación pluralista y a esas fuerzas de oposición política se les permite participar en el proceso electoral, siempre y cuando estas no alteren el sistema establecido.

La conclusión de este silogismo es bien conocida: Ortega permite que algunas fuerzas de oposición; ciertas fuerzas políticas, económicas y sociales participen en el esquema “pluralista” que él ha establecido para Nicaragua, siempre y cuando no representen un reto a sus intereses personales.

Ortega se refería en los ochenta al hecho de que una “profunda revolución” había tomado lugar. Hoy, su “profundo y moderno socialismo siglo XXI” es lo que prevalece. En ambos episodios él amenaza que si cualquier fuerza política intenta alterar su sistema, esas fuerzas serán inmediatamente eliminadas. “Eso es lo que yo entiendo por pluralismo”, expresó Ortega en 1984 e igual mantiene en el presente.

Como todos los vicios, los de Ortega también llevan al camino de la perdición. Si los nicaragüenses no cambiamos de ruta, compartiremos —nuevamente— el mismo catastrófico final.

El autor es economista y escritor.

Ver en la versión impresa las páginas: 11 A

COMENTARIOS

  1. Fernando Gonzalez
    Hace 8 años

    No es el camino a la perdicion, es el camino a la Finca Albanica o Ortegalandia a la que quiere llevarnos. Ahora, ser propiedad privada de Ortega es perdicion, depende de la cantidad de serviles y siervos y comprados que existan en Nicaragua. Ya la finca esta hecha, solo quiere ponerle titulo de Propiedad, convirtiendo la Policia y el Ejercito en Guardia Privada. Es el mismo sistema de Fidel Castro en Cuba, solo que tiene a los grandes Empresarios como Administradores obteniendo mas produccion

  2. alvaro sevilla
    Hace 8 años

    El sr Ortega-Murillo Vendepatria de Raza en su inconstitucional cargo no puede nada mas que construir y desarrollar ese camino perdido, pero conocido que nos llevara nuevamente a la confrontacion que bañara de sangre a los nicaraguenses, Sera de manera gradual, pero talvez mas rapido que fue obligar a la salida a su lider y ejemplo la Familia Somoza. Los nicaraguenses deben de ser conscientes que tenemos la oportunidad historica de evitar esa senda perdida. El medio a usar es GANDHI STYLE.

  3. Daniel Cajina
    Hace 8 años

    Como un virus, el germen de la uutodestrucción está implicito en su forma de pensar. Esta particular forma de suicidio politico, no es compartido ni siquiera por sus propios compañeros de armas, a quienes ha ido eliminando uno por uno, ya sea por medio del asesinato politico, el ostracismo o simplemente la purga partidaria; sin contar con los declarados enemigos politicos que están con él, mientras perciban un beneficio, mientras que su familia, imita burdamente al Somocismo!

  4. monina
    Hace 8 años

    todo depende de la voluntad del pueblo nica, si queremos nosotros los nicas que no sigan tratando como zero a la izquierda, que asi sea, pero si no queremos que nos sigan tratando como ignorantes entonces a quitar este gobierno y poner a un gobierno que represente la voluntad del pueblo nica y respete la constitucicon, nosotros los nicas somos lo que dicidimos como queremos que nos traten, y eso empieza con cada persona, respetandose a si mismo, valorizandose a si mismo, de ahi todo empieza!!

  5. jose m. fernandez
    Hace 8 años

    Se acuerdan del dicho»Somocismo SIN Somoza»Esta siendo representado en cuerpo y alma por el ciudadano D.Ortega.El lo hizo realidad,le dio forma humana,y lo valido.La famosa aclamada y vanagloriada revolucion sandinista dejo de existir hace mucho,todo ese romanticismo de la hermandad revolucionaria se hizo añicos al chocar con la realidad de las aspiraciones politicas del caudillismo mezquino individual q’ usurpa la libertad y reprime la democracia.Nunca hubo voluntad prularista,solo mentiras…

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: