Pesos pesados

Este miércoles serán anunciados los nuevos inquilinos del Salón de la Fama de Cooperstown.

Tom Glavine mostró mucha consistencia a lo largo de su carrera. LA PRENSA/ARCHIVO

Jorge Morejón/ ESPN

Este miércoles serán anunciados los nuevos inquilinos del Salón de la Fama de Cooperstown.

No creo que exista persona cuerda que pueda cuestionar la pertenencia de Greg Maddux al Templo de los Inmortales.

[doap_box title=»Purgados» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

Barry Bonds y Roger Clemens establecieron como bateador y lanzador, respectivamente, un dominio supremo sobre una generación completa que vivirá bajo el estigma de las sustancias prohibidas.

Junto a Bonds y Clemens, los nombres de Mark McGwire, Rafael Palmeiro y Sammy Sosa, parece que quedarán como tarea pendiente quizás por varias décadas.

[/doap_box]

Tan segura se ve su inclusión que ya muchos hablan hasta de un nuevo récord que supere el 98.84 por ciento que consiguió Tom Seaver cuando entró en 1992.

¿Unánime? Sería el primero en lograrlo. Y como Paul Simon, va con Art Garfunkel y Daryl Hall va con Johnny Oates, Maddux está ligado intrínsecamente a Tom Glavine, el último ganador de 300 juegos en el beisbol de Grandes Ligas.

Los dos ex lanzadores que brillaron en los 90 con los Bravos de Atlanta junto a John Smoltz (otro que debe pertenecer a Cooperstown el año próximo) son seguras elecciones en esta su primera oportunidad.

Quizás Frank Thomas, otro debutante en las boletas, los acompañe, con grandes posibilidades también para Craig Biggio, quien aparece por segundo año en las papeletas.

Pero poco a poco se van quedando rezagados jugadores que fueron grandes estrellas del beisbol y a quienes por diversas razones se les ha negado la inmortalidad.

En algunos casos por una cuestión de “timing”: les tocó competir con contrincantes más formidables en su momento, aunque en sentido inverso, benefició a algunos que no tienen tantos méritos como muchos que aún están fuera.

En otros, porque los votantes de la Asociación de Escritores de Beisbol de América (BBWAA) se pusieron demasiado exquisitos y querían ver reencarnados cada año a los irrepetibles Babe Ruth o Cy Young.

Y sobre todo, por el tema de los esteroides. Esa es la razón por la que muchos jugadores que marcaron una época están fuera del Salón de la Fama y que al parecer, solo lograrán entrar, si algún día llegaran a hacer, a través del Comité de Veteranos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: