FMLN o una segunda vuelta

Los candidatos presidenciales de El Salvador queman desde ayer sus últimos cartuchos para intentar ganar las elecciones presidenciales del 2 de febrero, tras una “guerra de encuestas”, cuyo plazo para ser públicas terminó el viernes, y que dio una tendencia favorable al oficialismo pero también perfiló una segunda vuelta.

Luis Alfredo Martínez/ACAN-EFE 

 

Los candidatos presidenciales de El Salvador queman desde ayer sus últimos cartuchos para intentar ganar las elecciones presidenciales del 2 de febrero, tras una “guerra de encuestas”, cuyo plazo para ser públicas terminó el viernes, y que dio una tendencia favorable al oficialismo pero también perfiló una segunda vuelta.   

[doap_box title=»Segunda vuelta » box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

Las encuestas coincidieron en que podría haber una segunda vuelta porque ningún candidato supera el 50 por ciento de la intención de voto.
El rector de la UCA, Andreu Oliva, expresó que los resultados del sondeo de ese centro académico “reflejan que (Sánchez Cerén) no ganaría en primera vuelta”, aunque “está cerca de ello”.

“No podemos asegurar que no va a haber segunda vuelta, ni que va a haberla, aunque lo más probable es que la haya si los resultados se mantuvieran tal como han sido en los días que hemos realizado la encuesta”, matizó. En una segunda vuelta, el FMLN también aventajaría, aunque Arena “tendría una probabilidad mayor de ganar”, apuntó.

Sin embargo, Oliva señaló que “resolver la elección en primera vuelta favorece a toda la población” porque “ya hay mucho cansancio por la campaña”, en la que “se ha gastado mucho dinero”.

El TSE también espera que el proceso termine el 2 de febrero, por razones económicas, pues ahorraría el coste de una segunda vuelta, que “anda aproximadamente en ocho millones de dólares”, informó Eduardo Urquilla. El órgano electoral tiene un presupuesto de 40 millones de dólares para todo el proceso, incluida segunda vuelta.

[/doap_box]

“Realmente, tendría que ocurrir alguna situación bastante excepcional para (que algún candidato logre) superar el 50 por ciento” de los votos y ganar en primera vuelta, comentó Eduardo Urquilla, magistrado del Tribunal Supremo Electoral (TSE). “Pero puede ser factible” que se evite la segunda vuelta, añadió el magistrado, quien matizó que “es una apreciación personal”.   

SÁNCHEZ CERÉN A LA CABEZA  

Firmas especializadas, medios de comunicación y universidades privadas divulgaron esta semana la última decena de encuestas. La mayoría dio una tendencia favorable al candidato del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Salvador Sánchez Cerén, sobre el opositor Norman Quijano, de Alianza Republicana Nacionalista (Arena). En tercer lugar y con escasas opciones aparece el expresidente Elías Antonio Saca, del movimiento Unidad.   

Algunas encuestas reflejaron una amplia ventaja de Sánchez Cerén, y otras mostraron una escasa diferencia, en virtual empate técnico con Quijano. Solo una encuesta, de la firma mexicana Mitofsky, reflejó mayor intención de voto para Quijano, alcalde de San Salvador, con una ventaja de 2.6 puntos, al obtener el 35.3 por ciento sobre el 32.7 por ciento de Sánchez Cerén.   

Las mayores diferencias a favor de Sánchez Cerén, de 14 y 10 puntos, las mostraron el sondeo del Instituto de Opinión Pública (IUDOP) de la Universidad Centroamericana (UCA) en la que Sánchez Cerén obtuvo el 46.8 por ciento y Quijano el 32.8 por ciento, y la encuesta de CID Gallup, en la que el primero obtuvo 36.9 por ciento sobre 26.9 por ciento del candidato oficialista.   

“Mi lectura es que hay una guerra de encuestas y yo ya no sé a qué encuesta creerle; imagínense cómo han de estar desorientados los salvadoreños”, expresó el presidente Mauricio Funes, quien celebró que “al promediar todos los resultados, el partido FMLN está seis puntos arriba del partido Arena”.   

Varias encuestas plantearon en sus conclusiones que el FMLN es el partido que más ha crecido en la intención de voto en los últimos meses, mientras que, en distintos momentos, Arena se ha estancado, ha crecido poco e incluso ha caído.       

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: