Entran en vigor en Ucrania las leyes que endurecen las sanciones contra los manifestantes

El boletín oficial ucraniano publicó este martes una serie de leyes que refuerzan las sanciones contra los manifestantes y cuya adopción suscitó violentos enfrentamientos en Kiev la semana pasada.

Una granada explota durante los enfrentamientos entre los manifestantes y la policía el 20 de enero de 2014 en Kiev

AFP

El boletín oficial ucraniano publicó este martes una serie de leyes que refuerzan las sanciones contra los manifestantes y cuya adopción suscitó violentos enfrentamientos en Kiev la semana pasada.

El periódico del Parlamento, Golos Ukraïny (La voz de Ucrania) publicó los textos que castigarán a partir de ahora con penas de hasta cinco años de prisión a los manifestantes y que podrían aplicarse a los opositores que, desde hace dos meses, protestan en Kiev contra el presidente Viktor Yanukovitch.

El lunes, Estados Unidos y los países europeos volvieron a denunciar la violenta represión de las manifestaciones y criticaron a las autoridades por aprobar leyes que consideran represivas.

El presidente Viktor Yanukovitch dijo, por su parte, el lunes que no podía tolerar que las manifestaciones se conviertan en «disturbios masivos».

La fiscalía general del estado afirmó que los enfrentamientos de los últimos dos días entre manifestantes y policía eran «un crimen contra el Estado».

El presidente ucraniano, al que los manifestantes recriminan su decisión de renunciar a un acuerdo de asociación con la Unión Europea y su acercamiento a Moscú, promulgó los nuevos textos el viernes por la noche, a pesar de las advertencias de Europa y Estados Unidos, que amenazan con sanciones.

La adopción de la nueva legislación ha reforzado el movimiento de protesta y, el domingo, 200,000 personas salieron a las calles de Kiev, en una manifestación en la que hubo enfrentamientos violentos, con golpes de porra y lanzamiento de cócteles molotov.

Rusia condena el apoyo «indecente» de algunos gobiernos europeos a la oposición ucraniana, declaró este martes el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguéi Lavrov, que consideró que la situación en el país se está descontrolando completamente.

«Habríamos preferido que algunos de nuestros colegas europeos no se comportaran con tanta desenvoltura respecto a la crisis ucraniana», declaró.

El jefe de la diplomacia rusia recordó los acontecimientos de diciembre, cuando «los miembros de varios gobiernos europeos participaron en manifestaciones antigubernamentales en un país con el que tenían relaciones diplomáticas». «Es simplemente indecente», añadió.

Lavrov recordó que los manifestantes, que ocupan desde hace dos meses la plaza de la Independencia de Kiev, también habían ocupado edificios públicos como el ayuntamiento. «Imaginen que eso ocurriera en cualquier país de la Unión Europea ¿Posible? No se habría permitido nunca», declaró Lavrov.

«Ahora hay pogromos, ataques contra la policía, incendios, cócteles molotov, aparatos explosivos. Es lamentable, es una violación de todas las normas europeas», añadió.

«Estimo que los llamamientos a la calma que hacen los líderes de la oposición, como Vitali Klitschko, demuestran que la situación se está saliendo de control», insistió.

Las manifestaciones en Ucrania comenzaron hace dos meses, después de que el presidente Yanukovich rechazara firmar un acuerdo de asociación con la Unión Europea y optara por un acercamiento a Rusia.

Los europeos acusaron a Rusia de haber presionado a Ucrania, en particular con amenazas económicas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: