Stan Wawrinka superó a los grandes exponentes del tenis en el Abierto de Australia, en una gran actuación. LA PRENSA/AP

En la cúspide

Durante 35 torneos de Grand Slams, Stan Wawrinka tuvo como mantra un poema. Después de tantas dolorosas derrotas, el tenista suizo decidió tatuarse las palabras del poeta irlandés Samuel Beckett en su brazo izquierdo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: