El vicemariscal Choe Ryong-hae, número dos oficioso del régimen norcoreano, llega al aeropuerto de Pyongyang para emprender un viaje a China el 22 de mayo de 2013

Segundo al mando en Corea del Norte reaparece después de rumores de purga

La prensa oficial de Corea del Norte publicó este viernes fotografías del vicemariscal Choe Ryong-hae, número dos oficioso del régimen, que los persistentes rumores apuntaban como víctima de una purga.

La prensa oficial de Corea del Norte publicó este viernes fotografías del vicemariscal Choe Ryong-hae, número dos oficioso del régimen, que los persistentes rumores apuntaban como víctima de una purga.

La fotografía muestra a Choe acompañando al dirigente Kim Jong-Un, en una visita de inspección militar el jueves y fue publicada en portada por Rodong Sinmun, el periódico del gobernante Partido de los Trabajadores, el único del país.

Es la primera aparición pública de Choe Ryong-hae desde el 16 de febrero. Esta ausencia inusual en un alto responsable como él alimentó muchos rumores de purga.

En diciembre, el tío y mentor del dirigente, Jang Song-thaek, fue detenido, juzgado y ejecutado. Choe le sucedió como número dos.

La prensa surcoreana afirmó recientemente que Choe había sido detenido en el mando de seguridad militar del Norte.

NK Leadership Watch, una página web con sede en Corea del Sur muy seguida por sus informaciones sobre el Norte, insistía este viernes en que la reaparición de Choe no excluía que haya sido arrestado. «En el pasado, los altos responsables han sido detenidos por los servicios de seguridad para ser interrogados, una forma de advertir a la persona y a su entorno, antes de ser reintegrado en sus funciones», explica este sitio de internet.

Paralelamente, Corea del Norte rechazó el jueves la solicitud de Seúl de reanudar las negociaciones sobre las reuniones de familias separadas por la guerra de Corea, nueva señal de malestar tras una leve mejoría en la península.

Corea del Norte destacó la «ausencia de atmósfera propicia para unas discusiones sobre las reuniones de familias», indica el ministerio surcoreano de la Unificación, encargado de las relaciones entre ambos países vecinos.

«Consideramos lamentable que el Norte no hay aceptado nuestra propuesta» de reunión sobre este tema el 12 de marzo, añadió el ministerio en un comunicado.

Ambas Coreas organizaron a finales de febrero unos reencuentros de varios días para familias separadas por la guerra de Corea (1950-1953). Dicho programa de cooperación llevaba suspendido tres años.

Pero la celebración de maniobras militares conjuntas de fuerzas estadounidenses y surcoreanas suscita todos los años la irritación de Piongyang, que ha procedido los últimos días a varios lanzamientos de misiles de corto alcance y tiros con un lanzacohetes múltiple.

En ausencia de un tratado de paz al final de la guerra de Corea, las dos vecinas siguen en guerra teóricamente. Toda comunicación entre habitantes a un lado y otro de la frontera es imposible por teléfono, por correo y aún menos por internet (reservado a la élite en el Norte).

En el Norte y en el Sur, unos 71,000 coreanos, la mayoría muy mayores, están inscritos en listas de espera para participar en esas reuniones, organizadas puntualmente desde el 2000. Sólo 200 son elegidas por sorteo cada vez.

Por otro lado, China mostró su «preocupación» el jueves por el paso de un cohete norcoreano cerca de un avión de línea chino con 200 pasajeros a bordo.

Piongyang ha efectuado en estos últimos días varios lanzamientos de misiles de corto alcance y de lanzacohetes múltiples (LRM) frente a sus costas orientales.

Corea del Sur afirma que el vuelo CZ628 de la compañía China Southern Airlines, que enlazaba Tokio y Shenyang (noroeste de China) cruzó con siete minutos de diferencia la trayectoria de un cohete norcoreano.

Los estado deben tomar «las medidas necesarias» para «garantizar la seguridad de los barcos y de las aeronaves civiles» durante sus ejercicios militares, dijo un portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores, Qin Gang. «China abordará esta situación con la parte concerniente», añadió el portavoz.

Pekín es el principal apoyo diplomático del régimen norcoreano, aislado a nivel internacional por su programa nuclear y militar.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: