No era coca, era talco y cierran caso

Milton González, hermano del boxeador Román “Chocolatito” González, llevaba talco en su mochila según evaluación del Laboratorio de Criminalística de la Policía Nacional, contrario a la prueba química realizada en campo que indicó que sustancia era cocaína base crack.

Milton González, alias “El Negro Milton”, hermano del boxeador Román “Chocolatito” González, fue procesado en libertad contrario a lo que manda la Ley 745 o Ley de Control Penitenciario. LA PRENSA / J. TORRES 

MARTHA VÁSQUEZ

Sorprendente el resultado del peritaje químico del Laboratorio de Criminalística de la Policía Nacional, considerado el mejor en la región centroamericana, que reveló que la sustancia incautada a Milton González, hermano del púgil Román “Chocolatito” González, es talco y no cocaína como arrojó primeramente la prueba química realizada en campo.

“Según el dictamen pericial químico no corresponde a cocaína base. Hay una mezcla de talco y otros componentes que no corresponden con cocaína base, acuérdese que la sustancia objeto de control y objeto de prohibición en este caso es la cocaína base y los derivados de ella, en este caso no dio ese resultado”, dijo el fiscal Douglas Vargas, quien asumió la representación del Estado pero justificó el resultado del Laboratorio de Criminalística.

UN DICTAMEN QUE NADIE VIO

Sin que la Fiscalía le hubiera presentado el informe del laboratorio, el juez Julio César Arias mandó a archivar (cerrar) el caso.

[doap_box title=»Fiscalía defiende posición» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

Durante la entrevista al fiscal Douglas Vargas se le preguntó si los tiros encontrados en la mochila de Milton González no correspondía a una acción penal y este respondió: “… pero lo que nos ocupa ahorita y por lo que el Ministerio Público entabló acción es por la presunción del tráfico de droga que es lo que estamos concluyendo ahorita. Tenemos un año para buscar más elementos”, dijo Vargas.

Sobre los errores del Laboratorio de Criminalística dijo que no son errores, “porque lo que se había hecho era una prueba de campo, es un componente que se verifica en el lugar y luego está sujeta a la verificación objetiva en un laboratorio con todas las técnicas. La dimos a hacer tres veces, se llama peritaje reiterado”, insistió Vargas.

[/doap_box]

El dictamen nunca estuvo a la vista del público, ni roló en el expediente judicial, ni fue presentado por el Ministerio Público ayer durante audiencia, al juez Arias, quien llevaba la causa contra González por tráfico de estupefaciente en perjuicio de la salud del Estado de Nicaragua; pero causó revuelo en el Complejo Judicial Central de Managua.

“El resultado pericial no lo trajimos aquí, porque no sirve para efectos de la audiencia, en cambio si fuera positivo lo hubiéramos traído, pero como no es, no lo trajimos”, dijo el fiscal Vargas.

La sorpresa fue mayúscula, porque según acusación presentada por el Ministerio Público, el pasado 25 de febrero durante audiencia preliminar, la fiscal Jeannette Canelo señaló que los 1,569 gramos de polvo blanco incautado a González, alias “El Negro Milton”, correspondían a cocaína, según prueba química realizada en el momento de la captura, cerca de la entrada al barrio La Esperanza, donde habita el procesado.

En ese momento extrajeron dos muestras del paquete, una para la prueba de campo y otra para ser enviada al Laboratorio de Criminalística de la Policía Nacional, según acusación.

ACUSACIÓN REUNÍA REQUISITOS

Ese día el juez Arias resolvió de la siguiente manera: “La acusación establece de forma clara, precisa, pormenorizada y circunstanciada que el hoy procesado fue interceptado en las inmediaciones de los semáforos de El Recreo en el barrio La Esperanza, cuando conducía una motocicleta y portaba una mochila que en su interior fue encontrado además una pesa pequeña, una sustancia envuelta en “tape” y bolsa plástica que la prueba de campo dio positivo para cocaína…”.

La acusación no solo fue admitida por reunir los requisitos de ley, sino que le fue impuesta la prisión preventiva como manda el artículo 44 de la Ley 745 o Ley de Ejecución y Vigilancia Penitenciaria, a todos los procesados por narcotráfico.

PROCESADO EN LIBERTAD

La primera irregularidad del caso se conoció durante la audiencia inicial realizada el 4 de marzo, cuando González llegó en libertad acompañado con sus familiares y el abogado Carlos Mario Peña, quien ese día asumió su defensa.

“El cumplimiento de la medida cautelar impuesta le corresponde al juez. Yo pedí la prisión en audiencia”, dijo en su momento la fiscal Canelo, al ser consultada del por qué González andaba en libertad si los delitos de narcoactividad se procesan bajo prisión.

Según el expediente judicial, el 27 de febrero fue solicitado arresto domiciliar para González y adjuntó un dictamen médico legal. El cambio de medida fue aprobado, pero no hubo audiencia oral como manda el procedimiento y la fiscal Canelo afirmó desconocer el cambio de medida.

Ese día 4 de marzo, la fiscal solicitó cinco días al juez porque no tenía en sus manos el peritaje químico del Laboratorio de Criminalística, a pesar de que ya habían pasado ocho días de haber enviado la muestra; aunque reiteró que según prueba de campo la sustancia correspondía a cocaína base crack.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: