La incondicionalidad de Gabriel García Márquez hacia el gobierno de Fidel Castro le fue criticada a lo largo de su vida. “Cuba perdió a un amigo, aseguró Raúl Castro en un mensaje de pésame”. LA PRENSA/AFP

Entre revoluciones

“El periodismo solo puede ser una pasión”, dijo una vez Gabriel García Márquez, pasión que lo llevó la primera vez a Nicaragua, en 1978, cuando realizó un amplio reportaje sobre el asalto al Palacio Nacional en Managua, un 22 de agosto, un hecho trascendental en el derrocamiento de la dictadura somocista.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: