Erdogan pedirá a EE.UU la extradición de su exaliado Gülen

Fetuhllah Gülen, de 72 años, vive desde 1999 en Pensilvania, en la costa este de Estados Unidos, desde donde dirige un movimiento social y religioso que parece contar con varios millones de miembros. Este movimiento es muy influyente en la policía y en la magistratura de Turquía.

El primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se dirige a los miembros de su partido, el AKP, en Ankara. LAPRENSA/AFP

AFP

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció el martes que su gobierno pedirá a Estados Unidos la extradición de su exaliado el predicador Fethullah Gülen, al que acusa de complot, informaron los medios de comunicación turcos.

«Vamos a ponerlo en marcha», indicó Erdogan, citado por la cadena de noticias NTV, a los periodistas que le preguntaban en el Parlamento tras su discurso semanal a los diputados de su partido.

Fetuhllah Gülen, de 72 años, vive desde 1999 en Pensilvania, en la costa este de Estados Unidos, desde donde dirige un movimiento social y religioso que parece contar con varios millones de miembros. Este movimiento es muy influyente en la policía y en la magistratura turca.

El jefe de gobierno acusa al movimiento del predicador de estar detrás de las revelaciones del escándalo de corrupción que amenaza su gobierno desde diciembre. Erdogan, en el poder desde 2002, acusa a Gülen de haber construido un verdadero «Estado dentro del Estado» para provocar su caída.

El predicador y sus fieles negaron categóricamente estas acusaciones.

Tras la amplia victoria de su partido en las elecciones municipales del 30 de marzo, el primer ministro prometió, sin embargo, hacer «pagar el precio» de las críticas y las acusaciones a sus adversarios.

En una entrevista difundida el lunes por la noche en la cadena de televisión estadounidense PBS, Erdogan deseó que Washington se comprometiera a extraditar a Gülen. «Deberían al menos deportarlo» a Turquía, insistió.

Asimismo, Erdogan calificó el martes de injerencia en los asuntos internos de Turquía las críticas formuladas el día antes en Ankara por el presidente alemán, Joachim Gauck, sobre los ataques al estado de derecho en el país. «Nunca toleraremos una intervención en los asuntos internos de nuestro país. Se lo he dicho al presidente alemán», dijo Erdogan durante su intervención semanal en el Parlamento, acusando a Gauck de realizar comentarios «fuera de lugar».

El jefe de estado alemán, quien terminó el martes una visita de cuatro días a Turquía, criticó sin rodeos las actuaciones del gobierno islamista conservador contra las redes sociales, la prensa y la magistratura.

«Confieso que estas actuaciones me asustan (…) En especial cuando la libertad de opinión o de prensa se pone en tela de juicio, cuando el acceso a internet y a las redes sociales se limita o cuando se despide o se lleva ante la justicia a los periodistas cercanos a la oposición», dijo Gauck el lunes.

Erdogan respondió al presidente alemán, quien, a su juicio, habló «de una manera extraña». «Creo que se considera aún un pastor [protestante]», añadió en referencia a la antigua profesión de Gauck.

Tras la revelación en diciembre de un gran escándalo de corrupción que afecta al partido gobernante, Erdogan bloqueó el acceso a Twitter y a YouTube, que habían difundido extractos de conversaciones que comprometían al gobierno.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: