Azucena Castillo

Comenzó a trabajar en radio desde 1982. Es alegre, risueña y “jodedora”, con mucha experiencia en el medio y una gran pasión por la música, la lectura y la radio

Por Mónica García Peralta

Comenzó a trabajar en radio desde 1982. Es alegre, risueña y “jodedora”, con mucha experiencia en el medio y una gran pasión por la música, la lectura y la radio

::: Lo que le molesta es…

No ver resultados al hacer algo.

::: Su pecado…

Comer muchos helados y tomar algunas cervezas (ríe).

::: El día más feliz de su vida…

Cuando me enamoré por primera vez.

::: Sus malas palabras preferidas…

¡Jodido! … qué joden (risas)

::: ¿Un poeta?

Dos. Mario Benedetti y Gioconda Belli.

::: ¿A quién admira?

Más que a alguien en específico, admiro la tenacidad y valentía de las personas que salen adelante y no se dejan.

::: ¿Cuál es su secreto?

No tengo, soy bien transparente. La gente sabe más de mí, que yo.

::: ¿Qué piensa de los terremotos?

Los viví en el 72 y ahorita. No me dan mucho miedo, aunque sí me preocupa que muera mucha gente.

::: ¿No le da miedo?

En lo absoluto. No le tengo miedo a nada.

::: Azucena o Chena…

Chena. Esa soy yo. Me gusta que me llamen así. Aunque mi primer nombre es Gálata.

::: ¿Cómo surgió el apodo?

Cuando yo estaba en una radio, mi mamá llamó y me dijo al aire “Chenita”… tal cosa, desde ahí quedé bautizada (risas).

::: ¿Hay algo más que la radio?

La radio es mi vida.

::: ¿Cómo se ve en 20 años?

Anciana. Alegre. Viajando. Con perros. Peleando. Quiero morir con dignidad en un lecho caliente.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: