Claves paraproducir más

Alcanzar un rendimiento promedio de treinta quintales de café por manzana, como ocurre en Costa Rica, en lugar de los 12 que se obtienen actualmente o elevar de ocho a nueve o diez quintales por manzana la producción promedio de las más de 350,000 manzanas que se siembran de frijol en cada ciclo, es un sueño que Nicaragua podría alcanzar.

Lucydalia Baca Castellón

Alcanzar un rendimiento promedio de treinta quintales de café por manzana, como ocurre en Costa Rica, en lugar de los 12 que se obtienen actualmente o elevar de ocho a nueve o diez quintales por manzana la producción promedio de las más de 350,000 manzanas que se siembran de frijol en cada ciclo, es un sueño que Nicaragua podría alcanzar.

Este incremento de la productividad, según especialistas nacionales y extranjeros, tendría un gran impacto en el crecimiento económico mediante un aumento de los ingresos de divisas por la exportación de estos productos. Esto facilitaría la solución de problemas crónicos como la pobreza o la inseguridad alimentaria en varias zonas del país.

La economía local depende en gran medida de la actividad agrícola, pero la productividad promedio de los distintos productos del sector, a pesar de la mejoría que ha registrado en los últimos años, se mantiene en varios casos en niveles inferiores a los del resto del istmo, salvo algunas excepciones como la caña, que supera en rendimiento a los países vecinos.

[doap_box title=»El eterno problema» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

La caña, el maní y el tabaco son los cultivos más productivos del país, pero representantes de estos gremios y de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) coinciden en que todavía hay mucho por hacer, pero la falta de financiamiento impide seguir tecnificando estos cultivos.

También se quejan de la falta de un centro de investigación similar a la Empresa Brasileña de investigación Agropecuaria, que se dedica a desarrollar técnicas de producción, que localmente cada gremio tiene que buscar por su cuenta.

Para los pequeños productores se han desarrollado una serie de programas para mejorar la productividad, pero no siempre los productores están dispuestos a abandonar sus prácticas para adoptar nuevas, dice Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de Funides.

[/doap_box][doap_box title=»Sin inversión» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

También los pequeños productores que cultivan granos básicos tienen la oportunidad de mejorar los niveles de rendimiento de sus cultivos. “Con técnicas tan sencillas como establecer la distancia adecuada entre cada planta, usar semilla adecuada, fertilización y limpia adecuada y un buen manejo de cosecha y poscosecha, se puede mejorar la productividad. Eso requiere capacitación y extensión agrícola”, asegura Mario Aldana, representante del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).

[/doap_box]

ES POSIBLE SUPERARLO

La experiencia exitosa del maní, la caña y el tabaco, que incluso han logrado superar el rendimiento de otros países, demuestra que Nicaragua puede revertir esta situación, a través de la conjugación de varios factores, asegura Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social.

Pero, ¿qué es la productividad? Este indicador se obtiene al medir el producto obtenido entre todos los recursos utilizados para producirlo. Desde el punto de vista académico, mide la capacidad de un sistema de producción y el nivel de aprovechamiento de los recursos usados.

“Por ejemplo, los tres litros de leche al día, que producen como promedio las vacas, se miden entre la vaca, el ordeñador y el tiempo que se necesita para obtenerlos”, ejemplifica.

¿Existe alguna fórmula para elevar la productividad? Chamorro dice que indistintamente de que cada producto requiere un trato diferenciado para elevar los rendimientos —principalmente en la ganadería y la producción de granos básicos— todos los sectores necesitan

el uso de la semilla mejorada o certificada, el aprovechamiento eficiente de la tierra y los insumos, financiamiento adecuado, la asistencia técnica, el manejo de poscosecha, mercados garantizados, dar valor agregado y asociatividad.

TODOS SON IMPORTANTES

Cada uno tiene su importancia, pero asociarse juega un rol importante. Permite, por ejemplo, la compra de insumos más baratos, sirve de garantía crediticia, se puede obtener mejor precio al comercializar la producción y facilita el otorgamiento de valor agregado a los productos.

“Porque no es lo mismo vender un quintal de frijol sucio en un saco cualquiera, que venderlo limpio y empacado, eso acerca al productor con el consumidor”, asegura.

El azúcar es un ejemplo de éxito en cuanto a mejora de productividad. El gerente general del Comité Nacional de Productores de Azúcar, Mario Amador Rivas, afirma que la inversión permanente en tecnología y la búsqueda de variedades de cañas más aptas para el cultivo han permitido a la industria alcanzar niveles de rendimiento similares a los del resto de la región y en algunos casos superiores.

Además, la alianza entre los ingenios y los pequeños productores ha garantizado que estos alcancen niveles de calidad y rendimientos similares.

Para el maní, en cambio, mantenerse al día de los avances del cultivo en Estados Unidos y Argentina en cuanto a prácticas agrícolas, insumos y el tipo de variedades que demanda el mercado, es lo que le ha permitido competir en el mercado internacional.

“Eso nos demanda tener laboratorios y plantas procesadoras con tecnología de punta, y nos ha garantizado la competitividad en el mercado internacional, donde el maní nicaragüense goza de un gran prestigio”, afirma Mauricio Zacarías, directivo de la Asociación de Productores de Maní.

Para el tabaco, el incremento de la productividad lo ocasionó la constante investigación de variedades, el análisis de suelo, el uso de riego para no depender de la lluvia y la alianza entre los fabricantes de puros y los pequeños productores a los que se les garantizan insumos y asistencia técnica, dice el presidente de la Asociación Nicaragüense de Tabacaleros, Néstor Plascencia.

[imported_image_600x400_1401319102_PRINCIPALES CULTIVOS]

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: