Desafiante

Jennifer López recuerda aquellos días en los que su casa disquera asignó un millón de dólares para sus vídeos musicales. Hoy, la estrella de origen puertorriqueño está tratando de crear la misma magia con una décima parte de ese monto.

AP

Jennifer López recuerda aquellos días en los que su casa disquera asignó un millón de dólares para sus vídeos musicales. Hoy, la estrella de origen puertorriqueño está tratando de crear la misma magia con una décima parte de ese monto.

López dice que ser cantante ha sido “desafiante” desde que debutó en la escena pop a finales de los años noventa, dominando las listas de popularidad con éxitos consecutivos mientras se convertía en una fuerza impulsora en otras plataformas del entretenimiento.

“Solía ser como este gran mundo mágico, casi como Oz, cuando grababa un disco”, dijo la artista y empresaria de 44 años. “Como que todo era posible”.

Pero López, quien lanzó el martes su octavo álbum, A.K.A ., ya no siente a la industria musical como el mágico mundo del Mago de Oz. “Ahora es como que, ‘Vamos a ver si podemos hacer eso y esto es lo que podemos darte’”, dijo de las reuniones con su sello.

“Y uno piensa, ‘Guao, Ok. ¿Y cómo voy a hacer eso?’. Es una actitud completamente diferente”. Y un reto que disfruta, dice. Cuando se pone a crear nuevos conceptos, se pregunta: “¿Qué idea grandiosa se me puede ocurrir que no cueste nada?”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: