Mucho amor Luis Alvirus dentro de su planificación diaria trabaja con los niños con cáncer en el Albergue del Hospital “La Mascota”, donde también ha forjado una convivencia con los padres de estos niños que necesitan mucho de su ayuda espiritual y humanista.

El “padrecito”

“Atender al llamado de Dios fue algo inesperado”, así lo define Luis Alvirus, un joven seminarista, que también es estudiante de tercer año de la carrera de Humanidades y Filosofía en la UCA, quien nos habla un poco de su formación espiritual y cómo ha cambiado su vida respecto a su decisión.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: