LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Rosario Murillo, Daniel Ortega, Nicaragua

Rosario María Murillo Zambrana. LA PRENSA/EFE

El génesis de Rosario Murillo

Rosario Murillo es nieta de una hermana del general Augusto C. Sandino. Se crió en Managua cerca de la sorbetería La Hormiga de Oro. Sus familiares en Niquinohomo hablan de ella con cariño

Junto a la ventana de una casa que estaba ubicada cerca de la sorbetería La Hormiga de Oro, en la vieja Managua, descansaba en una cuna una niña recién nacida: Rosario María Murillo Zambrana. “Hay que cerrar las ventanas para que no le entre el aire a la niña”, decía la mamá de la pequeña, Zoilamérica Zambrana Sandino.

Esa escena es uno de los primeros recuerdos que tiene Rosa Argentina Alvarado Sandino de su sobrina Rosario Murillo, quien nació el 22 de junio de 1951. Alvarado había llegado desde Niquinohomo a Managua para ver a la niña de la mano de su “mamita” América Tiffer, la madrastra del general Augusto C. Sandino.

Y es que cuando Rosario Murillo dice que es pariente del general de Hombres Libres, no está mintiendo. Su mamá Zoilamérica Zambrana era hija de Zoilamérica Sandino Tiffer, hermana del guerrillero, ambos hijos de Gregorio Sandino.

No deje de leer: Rosario Murillo “temida en el FSLN”

Ulises Calderón Franco conoció bien a Zoilamérica Zambrana Sandino porque ella estudió en México y cuando regresó a Niquinohomo fundó una escuela de taquimecanografía y él fue alumno de esa escuela. “Ocho riales, o sea, ochenta centavos valía la mensualidad”, recuerda.

Calderón rememora cuando Zoilamérica se casó con un masatepino de nombre Alfonso Valerio. “(Valerio) era un chelote, parecía italiano”, dice Calderón Franco, quien también describe a Zoilamérica como una mujer hermosa, con grandes piernas, bonita, especialmente después que regresó de México.

Alfonso Valerio enfermó y su familia lo envió a un hospital de Costa Rica, donde estuvo por tres años, agrega Calderón Franco, quien por ese entonces vivía cerca de la casa de Zoilamérica Zambrana, solo separados por un predio.

La ausencia de Valerio afectó negativamente la relación con Zoilamérica. Calderón recuerda que en aquellos tiempos se hablaba de la “separación de cuerpos”, que se daba cuando un matrimonio se separaba por tres años y ya no se respetaba el vínculo matrimonial.

Por ese entonces llegó a Niquinohomo el diputado de Masaya, Manuel F. Zurita, acompañado de un amigo de nombre Téodulo Murillo, relata Calderón Franco. Murillo era un algodonero y también dueño de ganado. Además, su familia tenía tierras que estaban en donde hoy está construido el balneario El Trapiche, carretera a Tipitapa.

Murillo llegó en un carro a la casa de Zoilamérica Zambrana. “Tres veces llegó. Al tercero o cuarto viaje se llevó a la Zoilamérica a Managua”, recuerda Calderón Franco, quien también recapitula que cuando Alfonso Valerio regresó ya curado, al no hallar a Zoilamérica se dedicó a la bebida.

Vea también: Rosario Murillo repudia a su hija

 

Rosario me abraza y me dice: Tía, usted sabe que la quiero mucho. Yo la quiero mucho a ella (Rosario) porque es una mujer muy inteligente”. Lastenia Zambrana Ramírez, tía materna de Rosario Murillo.

Lastenia Zambrana Ramírez, tía de Rosario Murillo, recientemente fallecida. LA PRENSA/ ARCHIVO

El caso de El Trapiche

José Téodulo Murillo Molina murió el 21 de febrero de 1996. Pasó triste los últimos años de su vida, porque en los años ochenta, cuando el régimen sandinista de su yerno Daniel Ortega Saavedra, casi le confiscaron su propiedad ubicada en el balneario El Trapiche y sus alrededores.

Su molestia era tal que desheredó a su hija Rosario Murillo. De los archivos de LA PRENSA se desprende el testimonio de una familia de Murillo, quien relató que el padre de Rosario se lamentaba así: “¿Vos creés que es fácil para mí lo que esta mujer me ha hecho?… Es a la hija que más he querido y en la que más he gastado”.

Según otros archivos del periódico, el gobierno sandinista de los ochenta obligó a Téodulo Murillo a arrendarles la propiedad de El Trapiche, adonde no lo dejaban ni entrar, pero el entonces ministro Herty Lewites aseguró que el arriendo lo hizo Murillo “con todo gusto”.

“Purisímera”

En la casa donde vivió Sandino en Niquinohomo, donde hoy es un museo, se ponía Asunción Sandino, hermana del general, a cantarle a la Virgen María junto con la pequeña Rosario, quien vivía en Managua, pero su mamá la llevaba de visita a Niquinohomo.

“Mi mamá (Asunción) la chineaba bastante. Rosario era bonita, gordita. Era una niña muy viva y le cantaba a la Virgen. Desde chiquita fue muy inteligente, todo hablaba”, recuerda Rosa Argentina Alvarado, hija de Asunción Sandino y tía de Rosario.

Lastenia Zambrana Ramírez también es tía de Rosario, ya que es hermana por parte de padre de Zoilamérica Zambrana Sandino. El padre de ambas era Orlando Zambrana Báez. Lastenia recuerda cuando en su casa sus hijas María y Fanny jugaban con Rosario.

Lea también: 9 razones por la que usted recuerda a Rosario Murillo

“Ella (Rosario) venía a jugar a ese corredor. Brincaba y saltaba con mis hijas. Rosario era muy bonita, graciosa, gordita, tenía un lunar por aquí (se toca el rostro rápidamente). Desde pequeña le gustaba la poesía”, dice Lastenia Zambrana, quien señala que lo de “poeta” seguramente lo heredó de su mamá Zoilamérica, a quien también le gustaba la poesía.

Cuando de pequeña llegaba a Niquinohomo, Rosario Murillo también jugaba con sus primos varones, entre ellos Ronaldo Zambrano Ramírez, quien explica que él se firma Zambrano por una circunstancia, pero es el mismo “Zambrana” que carga Murillo como segundo apellido.

“Ella (Rosario) solo venía a Niquinohomo de vacaciones. Con ella jugaba hasta chibolas”, dice Zambrano, quien también recuerda a la hoy primera dama como alguien que “siempre fue muy inteligente”.

“Le alabo la energía que tiene. Tiene varios sombreros y todos se los pone. Y también todos le rinden el sombrero”, dice Zambrano.

Rosa Argentina Alvarado Sandino también rememora cuando su sobrina Rosario llegaba a la Casa Museo cuando todavía “gateaba”. Además, recuerda que Jacinto Alfaro Tiffer, pariente de América Tiffer, era el médico de la niña Rosario y que su madrina fue Celina Salvatierra, hija del exministro de Agricultura, Sofonías Salvatierra, quien hospedó a Sandino antes de que lo mataran.

Alvarado Sandino asegura que ella iba a Managua a ver a su prima Zoilamérica Zambrana y miraba cómo a Rosario le encantaba jugar con agua con sus otras hermanas menores, Lourdes, Lorena y Violeta. “Se metían al baño a jugar con el agua y remojaban toda la casa”, dice Alvarado Sandino.

A Rosario la cuidaban dos tías paternas, Luisa y Julia Murillo. En un escrito que elaboró en 1985, En las espléndidas ciudades , Rosario Murillo le dedica un poema a sus tías Luisa y Julia, aunque también habla de otra tía de nombre Isabel. “El ropero huele a tía Julia —una extraña mezcla de alcanfor, vaporrub y gas—, la casa huele a tía Luisa —una fresca lluvia de clavo de olor, canela y heliotropos—”, escribió la hoy vocera del Gobierno.

Lastenia Zambrana relata que su sobrina Rosario era tan inteligente que sus padres hicieron el esfuerzo de mandarla a estudiar a Inglaterra. Pero desde ese momento comenzó una etapa en que Rosario Murillo comenzó a distanciarse de Niquinohomo y sus familiares.

Un 12 de octubre de 1973, cuando Murillo aún estudiaba en el extranjero y era muy joven todavía, murió su mamá Zoilamérica Zambrana Sandino, por un accidente de tránsito, mientras iba para el mar y un camión cargado de cemento impactó en el vehículo en que ella viajaba.

Lastenia Zambrana recuerda que fue a la vela de su hermana, en Managua, y allí volvió a ver a su sobrina Rosario. “Vino muy distinta (de Europa). Andaba con una camisa como de manta, como se vestía en esa época, y con un pantalón blue jeans”, cuenta Lastenia. Desde entonces Rosario ya no fue la misma para su familia de Niquinohomo.

“Este trabajo que tengo es pesado”

Un día de este mes de junio se apareció Rosario Murillo en la casa de su tía Lastenia. “Tía, no la vengo a ver de perenne porque usted sabe que no tengo tiempo, vivo muy alcanzada, este trabajo que tengo es pesado”, le dijo.

Lastenia Zambrana le dijo: “Ya lo sé”. Y luego Rosario añadió: “Cuando pueda la voy a estar viniendo a ver”.

Aunque Rosario Murillo vive alejada de sus familiares en Niquinohomo, todos dicen que la quieren mucho. “Rosario es muy caritativa. Ayuda cuando se le pide para la Iglesia o algo para el pueblo. Yo la miro con mucho cariño porque es mi sobrina”, dice Lastenia.

Su primo Ronaldo Zambrano dice que aunque el contacto ya no es muy fuerte como antes, Rosario Murillo siempre lo llama cuando quiere saber algo de la Casa Museo o del pueblo. Y cuando Rosario llega con Daniel Ortega en actos de celebración para Sandino, si ella puede escapar de la escolta policial, lo llega a saludar.

A Ronaldo Zambrano no le gusta llegar a la Secretaría del Frente Sandinista (FSLN), en Managua, porque hay mucha burocracia y ya una vez lo dejaron esperando, aunque el propio Ortega le ha dicho que puede llamar al puesto de mando.

“Ella (Rosario) viene a Niquinohomo con frecuencia. Daniel es cariñoso y ella siempre viene a saludarme”, dice Rosario Argentina Alvarado Sandino, una de las primeras personas que conoció a Rosario Murillo, cuando ella estaba recién nacida, como en aquella cuna, en la casa cercana a La Hormiga de Oro, en la vieja Managua.

COMENTARIOS

  1. Rolando Carranza
    Hace 7 años

    Que historia más tierna!

  2. Martin Luther King: Respuesta a Erudite Beretrice
    Hace 7 años

    – «Tengo un sueño: que un día esta nación se levantará y vivirá el verdadero significado de su credo. Nosotros sostenemos como evidente esta verdad: Todos los hombres son creados iguales». (Discurso pronunciado durante la Marcha sobre Washington DC, 28 de agosto de 1963).

    – «Yo tengo un sueño: que mis cuatro hijos vivirán en una nación donde no se les juzgará por el color de la piel sino por sus cualidades». (Del discurso pronunciado durante la Marcha sobre Washington, 28 de agosto de

  3. Roberto Carlos Pérez Casco
    Hace 7 años

    Sorprendente. La Prensa haciendo trabajo periodistico. Es decir, recopilando historias. Lastima que el actuar despota del gobierno con la reciente ley de la policia, fuera a mi humilde ver. El motivo de dicho resultado.

    Hablar de daniel o rosario como lo que son: simples mortales. Debería de hacer más eco en la población. Por desgracia no será así, y en cierta parte, hasta me dá miedito que los señores de La Prensa hasta editen mi comentario o simplemente no vea luz.

  4. Erudite Beretrice
    Hace 7 años

    La foto de la portada habla mas que mil palabras .me basta !!

  5. luis soza
    Hace 7 años

    No le veo ni pie ni cabeza al reportaje. A lo mejor alguien me explica.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: