Incer: “Canales no son la panacea”

Continúan las críticas relacionadas al Canal Interoceánico. Para el asesor presidencial en temas ambientales y ecólogo, Jaime Incer Barquero, “los canales no son la panacea”.

Jaime Incer Barquero, asesor presidencial en temas ambientales. LA PRENSA/ ARCHIVO

Rezaye ÁLvarez M.

Continúan las críticas relacionadas al Canal Interoceánico. Para el asesor presidencial en temas ambientales y ecólogo, Jaime Incer Barquero, “los canales no son la panacea”.

[doap_box title=»Títulos indígenas, “papel mojado”» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

  • COSEP HARÁ UNEXAMEN AL CANAL
La titulación que el Gobierno ha realizado a favor de los pueblos indígenas y afrodescendientes “es papel mojado”, pues existe la pretensión de afectar sus territorios con la construcción del Canal sin haber consultado a sus autoridades, refirió el abogado del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Norwin Solano.

Según las comunidades, los títulos se los dieron únicamente como un espectáculo propagandístico de parte del Gobierno, señaló Solano, quien consideró que Nicaragua podría sumarse a la lista de los Estados que no respetan los derechos a los pueblos indígenas y afrodescendientes.

Esto porque Solano indicó que el territorio es lo que define la existencia de un pueblo indígena, además de sus lenguas y costumbres, y con el megaproyecto hay pretensiones de reasentamiento de por lo menos nueve comunidades, lo que estimó, demuestra “total ignorancia” tanto del Gobierno como de las empresas involucradas.

El territorio Rama y Kriol fue el primero en recurrir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), por el daño que esto les provocará y porque no fueron tomados en cuenta. Y aunque el Gobierno alegó que consultaron al Gobierno Regional, Solano dijo que este representa a partidos políticos y no a los pueblos indígenas y afrodescendientes de la Costa Caribe de Nicaragua.

ELIZABETH ROMERO

[/doap_box][doap_box title=»Los números que se conocen del Canal» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

278 kilómetros de longitud tiene la ruta seleccionada para la construcción del megaproyecto.

105 kilómetros de la ruta, pasan por el lago Cocibolca, lo que supondrá un masivo dragado en el lecho del lago.

158 kilómetros cuadrados ocuparán los sedimentos que sean desplazados de la zona por donde pasará la ruta. Estos serán depositados en 41 puntos a lo largo de la ruta.

395 kilómetros cuadrados tendrá de superficie el lago artificial Atlanta que se construirá en el Caribe. Este lago será ocho veces más grande que el lago que se construirá para el proyecto hidroeléctrico Tumarín.

277 poblados, se estima serán afectados de forma directa por el paso de la ruta del Canal en todo el país.

[/doap_box]

Según Incer, si se toma en cuenta el contrato que tiene el país con HKND, “Nicaragua gozará (de beneficios) después de muchos años del proyecto”.

“Los Canales no son la panacea, pueden dar un bienestar temporal, pero no son los beneficios que un país espera, sino los beneficios de los que invierten. Y si  tomamos en consideración el contrato, Nicaragua gozará después de muchos años del proyecto, cuando la población se habrá multiplicado y las ganancias serán relativamente pocas, contra un impacto ambiental irreversible sobre las aguas del Cocibolca”, afirmó Incer.

Según el ingeniero Edmundo Zúniga, miembro de la Asociación Nicaragüense de Ingenieros y Arquitectos (ANIA), la información expuesta por Dong Yunsong, ingeniero principal de gestión de construcción de HKND, “equivale a la presentación de una tesis de grado de un ingeniero, sobre base en datos bien generales. Ya diferente es cuando un proyecto muy concreto se basa en estudios que se han hecho, en las mediciones”, afirmó.

LOS RIESGOS EN EL LAGO

Incer Barquero aseguró que “cualquier ruta elegida causaría la alteración de la calidad de las aguas del lago Cocibolca, del cual muchas poblaciones de la cuenca lacustre se abastecen y de toda la región del Pacífico que requerirá de su abastecimiento para el futuro”.

Un ejemplo de esto es Juigalpa, que desde 2007, abastece con agua del Cocibolca el servicio de agua potable a más de noventa mil personas.

“A lo largo de 105 kilómetros sobre el lago habrá que excavar una trinchera subacuática de 105 kilómetros de largo, quinientos metros de ancho y treinta metros de profundidad, eso te dice que la cantidad de sedimentos extraídos durante la excavación, alterará la calidad del lago, incrementando la turbidez del agua, con graves afectaciones al abastecimiento de las poblaciones circundantes, afectando las especies acuáticas, sin contar la posibilidad accidental de un derrame de hidrocarburos”, explicó Incer.

Según el estudio Prioridades de Política e Inversión para reducir la degradación ambiental de la cuenca del Lago de Nicaragua, iniciado en el 2008 y hecho público en 2013 por el Banco Mundial, al lago Cocibolca caen 18 millones de toneladas de sedimento al año.

EL LAGO ARTIFICIAL

Sobre el lago artificial Atlanta que se construiría en el Caribe nicaragüense, Incer aseguró que siendo el río Punta Gorda el límite norte de la Reserva Indio-Maíz, esto quizás serviría para detener la colonización a la reserva, pero el impacto no cesaría en las aguas costeras y en los territorios por donde cruzaría el Canal.

Por su parte, Víctor Campos, subdirector del Centro Humboldt, cuestionó la creación de este lago ya que “la cuenca del Punta Gorda tiene 2,500 kilómetros de superficie, la cuenca del lago (Cocibolca) tiene más de cuarenta mil, ¿es posible que una cuenca como la del Punta Gorda sea capaz de generar toda el agua que demanda el Canal? Me parece que los números no cuadran y eso no está suficientemente sustentado en lo que presentaron”.

Mientras Zúniga ve que no hay “mayor complicación” para que el lago pueda funcionar para suministrar el movimiento que necesitan las exclusas en el Caribe; sin embargo, teniendo en cuenta que la información es “tan general”, consideró que “no es responsable emitir criterios definitivos”.

SOLO INCERTIDUMBRE

El exdiputado Agustín Jarquín Anaya manifestó que la visita del empresario Wang Jing ha dejado más dudas de las que ya había sobre el proyecto del Gran Canal.

Jarquín Anaya señaló que la incertidumbre que se está causando en los productores y dueños de tierras que podrían ser expropiados, puede crear un freno económico en la zona, al igual que ocurrió con los pobladores de Apawás, que no han hecho mejoras en sus cercas, ni están cultivando sus tierras, porque están a la espera de que en cualquier momento se las compren para desarrollar el proyecto hidroeléctrico Tumarín.

Para el diputado del Partido Liberal Independiente (PLI), Eduardo Montealegre, la visita del empresario chino fue “más hojas que nacatamales” porque lo que presentó no es nada nuevo.

El parlamentario agregó que pedirán reunión con el Consejo Superior de la Empresa Privada y otras instancias para hablar del tema, ya que hay mucha “preocupación y nada en concreto”.

Por otra parte, el diputado sandinista, Jacinto Suárez, dijo que aún no se ha hablado del nuevo costo del Canal, pero aseguró que el Gobierno ya ha presentado a los inversionistas, refiriéndose a los representantes de compañías que analizarán la posibilidad de construir un Canal por Nicaragua.

“¿Cómo que no (se han presentado inversionistas)? Si ya se presentaron la vez pasada. Los presentaron en una conferencia de prensa. ¿O es que no son periodistas? Habían holandeses, había de todo(…)”, aseguró Suárez, quien es presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores.

(Colaboración de Gloria Picón y Leonor Álvarez).

El encargado de la presentación de la ruta  y el proyecto por HKND fue Dong Yunsong, ingeniero principal en la  gestión de construcción de HKND.  LA PRENSA/G. FLORES

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: