El deporte, bajo la sombra de los albergados

Una nube de polvo se filtra en los guantes. La lluvia llora sobre la indumentaria deportiva debajo de las graderías del estadio Jackie Robinson del Instituto Nicaragüense de Deportes (IND), hoy el entrenamiento no es el mismo para el muchacho Nelson Luna, quien recientemente debutó en el boxeo profesional, el joven que además trabaja en una gasolinera tienen que rendir el doble en un improvisado gimnasio de boxeo al aire libre.

Ver ampliada

German García

Una nube de polvo se filtra en los guantes. La lluvia llora sobre la indumentaria deportiva debajo de las graderías del estadio Jackie Robinson del Instituto Nicaragüense de Deportes (IND), hoy el entrenamiento no es el mismo para el muchacho Nelson Luna, quien recientemente debutó en el boxeo profesional, el joven que además trabaja en una gasolinera tienen que rendir el doble en un improvisado gimnasio de boxeo al aire libre.

[doap_box title=»Entre diciembre y enero» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

Hace dos meses según el secretario general de la comuna, Fidel Moreno, se inició la construcción de viviendas para las 413 familias albergadas en el IND. “Son dos urbanizadores y la primera estará ubicada en Sabana Grande en un tiempo estimado de ocho meses, para que todas las personas albergadas sean trasladadas”, explicó en la página de la Alcaldía de Managua.

“Serán 450 viviendas las que se construirán y los residentes tendrán una escuela y un centro de salud, estarán con todo lo que se necesita”.

[/doap_box][doap_box title=»“Los deportes funcionan normal”» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

José Luis López, coordinador de las academias del IND, asegura que todo estaba bien. “Aunque haya pasado el terremoto, todos los deportes están funcionando normal, usted puede ver que todo está normal, y si vos te vas a los departamentos el boxeo está en el mismo lugar, no están así como lo ves. Nosotros lo hacemos por el riesgo, imagínate que este edificio es nuevo y se dañó, no es que no se quiera sino por la situación de alerta”.

A pesar de la argumentación de López los edificios están llenos de personas de los escombros. “Te repito es porque se dañaron las estructuras, están removidos momentáneamente, el problema no es la gente que ocupó el lugar. Si los deportes no estuvieran funcionando ahí sí estuviéramos mal. No ha afectado, ellos pasan informe mensual y ahí están todos los muchachos”.

[/doap_box]

El famoso entrenador y educador de boxeo Guillermo “Polvorita” Martínez tenía 15 años sin moverse dando clases de boxeo a 40 niños y adolescentes en el gimnasio de boxeo del Instituto de Deportes, sin embargo ahora sufre las consecuencia por las personas albergadas desde el terremoto ocurrido en abril pasado, la prioridad humana llevó al boxeo de ese local a un destino trágico, donde solo los envuelve la aureola del amor al deporte y las ganas de apoyar a los niños y adolescentes a que se mantengan firmes.

“Esto no es un gimnasio”, dice con tristeza “Polvorita”, “la palabra necesidad nos hizo improvisar, y esto no es para nada adecuado cuando es un deporte de combate. Tenemos muchos riesgos, cuando cayó el agua y salió sarro de las escaleras me provocó un problema en la piel, yo sé que el Gobierno está ayudando a los albergados porque son amables que quieren el bien, pero lo que pasa es que como ves estamos peor”.

Sin un ring donde puedan emular combates y pararse firmes para lanzar golpes, “Polvorita” y sus muchachos están como un escritor si lápiz o un lanzador sin pelota. “No tenemos donde poner el ring de seis metros cuadrados y que tiene que estar bajo techo porque si se moja se pudre porque es de lona, entonces dijimos era hacer nada o seguir; y aquí estamos”.

LEVANTADORES TAMBIÉN SUFREN

En un taller de mueblería se encuentran los mejores pesistas del país. Es una combinación entre el aserrín, pintura y el golpeo del peso de los discos cuando caen al suelo con un leve desnivel perjudicial. Desde que los damnificados del terremoto tomaron el gimnasio de levantamiento de pesas, al presidente de la Fenilep, Miguel Niño, le entregaron las llaves del naufragio de esta disciplina deportiva, sin embargo al no encontrar un lugar donde practicar decidió llevarse el gimnasio a su casa.

“En vista de que nadie quería alquilarnos un lugar por las vibraciones y ruido que provocan las pesas, tuvimos que concentrarnos en mi casa. Esto lo hago por amor a las pesas, porque tenemos que dar la cara con un buen papel en los próximos Juegos Centroamericanos y del Caribe en noviembre. Orlando Vásquez sale en agosto en Nankin, China y hay un Centroamericano en Honduras también el mes siguiente”, indicó Niño.

“No es lo mismo estar acá que en el gimnasio”, cuenta con nostalgia el hijo del mejor pesista de la historia del país, Orlando Vásquez. En un lugar tan pequeño lo único que pueden hacer es hacer turnos de dos horas según relató Niño. “Trabajamos de 8:00 a10:00 de la mañana, en dos en dos hasta llegar de 6:00 a 8:00 de la noche”.

EL TENIS DE MESA Y EL BALONMANO IGUAL

No solo es el boxeo y levantamiento de pesas, sino también el deporte de balonmano y el tenis de mesa comandado por el presidente José Molina, quien mostró su descontento por haber dejado el local que cumplía con las condiciones y fueron movidos a unas aulas del cuarto piso del nuevo edificio de la Universidad de Ingeniería, (UNI).

“Estamos en diferentes aulas y son cerradas pero es mientras no se ocupen. Agradezco que nos hayan dado un lugar pero no es lo mismo”, puntualizó. Mientras que una de las mejores tenistas del país sobrina de Óscar Molina, Marcela Molina, aunque ha estado alejada por los estudios las últimas semanas, aseguró que ha sido más complicado por la distancia. “El que es un buen atleta y quiere mantener su nivel, no importa donde entrene”.

1405912852_Albergados

Ver en la versión impresa las páginas: 10 B

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: