¡Pasión ardiente!

El labial rojo genera emociones, impacta y no pasa inadvertido, un simple rubor carmesí sobre la boca realza, ilumina y proyecta seguridad.

LA PRENSA/THINKSTOCKPHOTOS

El labial rojo genera emociones, impacta y no pasa inadvertido, un simple rubor carmesí sobre la boca realza, ilumina y proyecta seguridad.

“Los zapatos de tacón rojos son al porte lo que el rojo de labios es al rostro”, expresó la maquilladora Yves Saint Laurent.

Existe un rojo para cada mujer, bien sea morena, castaña, rubia o pelirroja.

Para una piel clara resultan fabulosos los rojos sangre, mientras que a las morenas les queda muy bien los burdeos, explica la maquilladora de Yves Saint Laurent, Eva Escolano.

Sin embargo, a las castañas les favorecen “los anaranjados” y a las pelirrojas “los tonos intensos en naranja o rojo muy fuerte”.

¿Y para las más tímidas, para las que no se atreven en este color? “Siempre animo a las mujeres a que prueben un labial rojo, tono con el que te sientas más poderosa, más femenina y más guapa”, asegura la maquilladora.

La pionera del labial rojo fue Elizabeth Arden, dado que creó la primera pintura de ese color allá por 1910 con la intención de dar un azote a la sociedad más puritana de Estados Unidos.

EL BOOM DEL COLOR

En aquella época, muchas sufragistas estadounidenses maquillaban sus labios de rojo como modo de protesta para huir del encorsetamiento de la época victoriana.

Justo en ese momento, Elizabeth Arden aparece en escena y se une en la lucha de estas mujeres creando un nuevo color rojo que marcaría tendencia.

Años después, a medida que las mujeres se involucraban en la Segunda Guerra Mundial, Arden creaba varios tonos rojos, como el rojo moctezuma y el rojo victoria, a juego con los uniformes, un gesto que ponía en evidencia que la mujer podía ser patriota, valiente y sexy.

Una vez afianzado, este lápiz de labios se convirtió en el producto estrella de la belleza. Las actrices de Hollywood enloquecían con él, se sentían hiperfemeninas. Actrices como Elizabeth Taylor, Lana Turner, Joan Crawfor y Gloria Swanson contribuyeron a que este fabuloso tono se pusiera de moda.

Los rojos de Evita Perón, Coco Chanel, Marilyn Monroe de entonces son comparables a los carmines y fucsias de Scarlett Johansson, Anne Hathaway o Monica Bellucci de ahora, explica la maquilladora británica Linda Cantello.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: