Artista británico INSA lanzará aplicación

El artista británico INSA llevó el arte urbano a otro nivel al crear sus "giff-itis", grafitis tradicionales que se visualizan como pequeñas animaciones en la pantalla de una computadora o dispositivos móviles.

MEXICO/AP

El artista británico INSA llevó el arte urbano a otro nivel al crear sus «giff-itis», grafitis tradicionales que se visualizan como pequeñas animaciones en la pantalla de una computadora o dispositivos móviles.

Ahora convertirá los teléfonos celulares en galerías, a través de una aplicación con la que sus obras estáticas cobrarán vida con sólo colocar un celular frente a ellas. Se trata, dijo, de una respuesta al modo en que Internet ha cambiado la forma en que el público se acerca al arte.

«Internet ofrece grandes posibilidades para la apreciación democrática de todo. Para mí esto es el siguiente paso porque es sacar internet de la red y meterla al mundo real», dijo INSA a The Associated Press en una entrevista reciente en la Ciudad de México.

«Se trata de abrir el arte a la gente. Quiero que Internet sea la principal plataforma para visualizar (arte)», agregó.La aplicación, llamada «Giff-iti app», se lanzaría en agosto.

El artista mostró la sencilla forma en que funciona: el usuario se topa con alguno de los grafitis que INSA ha realizado por el mundo, saca su dispositivo electrónico (en el caso de INSA, un iPhone), abre la aplicación y con sólo colocar la cámara frente a la obra, ésta cobra movimiento en la pantalla gracias a la implementación de realidad aumentada.

Cuenta además con servicios de localización que permitirán a los seguidores del artista ubicar las obras que ha realizado en ciudades como Taipei, Bogotá, Londres y Miami.INSA destacó que será gratuita para que coincida con la incontrolable difusión en la red de sus «giff-itis», una mezcla de las palabras grafiti y los giffs, un formato gráfico que entrelaza una serie de imágenes que, al ser reproducidas rápidamente, dan la sensación de movimiento.Con la aplicación, señaló, su propuesta artística se consolida como «la máxima forma de pintura gratuita».

«Una vez que mi trabajo está en línea es gratis. Eso es parte de lo que me llevó a ello: no podía tener propietario, no podía ser modificado y no podía estar en una galería», señaló.

«Puedes ver mucho arte en galerías, tenerlo, copiarlo. Con la app tengo muchas grandes ideas de instalaciones que haremos en galerías públicas, pero no pueden restringirse a galerías», añadió el creativo, quien participó en la parada mexicana de la gira mundial Sneaker Pimps 2014, un evento anual que conjuga tenis, música y arte urbano en el que realizó la obra «Sneaker Fetish», la cual incorporó su emblemático patrón «Graffiti Festish Pattern».Ha sido el Internet el que ha catapultado a INSA a la fama.

El artista adquirió notoriedad mundial hace uno dos años, cuando realizó su primer giff-iti en Londres. Se trataba de un grafiti aparentemente tradicional pero que en realidad estaba contemplado a convertir el aerosol en pixeles y sustituir una pared por un reducido espacio en la pantalla de una computadora.Al crear los «giff-itis» buscaba explorar la forma en que Internet ha afectado la relación entre los artistas, sus obras y el público, pues ahora «todo se percibe online».

«Si hago una obra en México la gente va a ver la foto alrededor del mundo pero no van a ver la cosa real. No es el modo en que el artista pensaba que su arte sería apreciado, pero así lo estamos viendo», dijo. «Quería hacer mi arte para que existiera sólo en Internet, tienes que estar en un navegador para apreciar el grafiti».

Pero apreciar una obra de arte en pixeles no implica sencillez. Algunos, como uno que recién completó en Dinamarca, le han llevado a INSA semanas enteras en jornadas de hasta 12 horas de trabajo continuas. Para lograr una animación de unos cuantos segundos, el creativo pinta distintas capas del grafiti, cada una contemplando los elementos que se moverán.

Al término de cada capa se toma una foto y al final se unen y se difunden en secuencia por la red.

A pesar de saberse famoso en las redes sociales, ser buscado por marcas para posibles colaboraciones y formar parte de una generación de artistas urbanos reconocidos, INSA es una extensión del discurso artístico del grafiti y al igual que Banksy prefiere mantenerse en el anonimato.

Durante la entrevista con la AP, pidió no ser fotografiado y no reveló su verdadero nombre.»El grafiti es anónimo. Soy un autor, una artista y mantengo eso porque quiero que la gente vea mi obra de arte en lugar de que me miren a mí».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: