Hallan 62 caballos y 4 mulas contrabandeados desde Nicaragua

El Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) de Costa Rica, aún no decide si sacrificar o no a unos 62 caballos y 4 mulas que según la Fuerza Pública, ingresaron de contrabando desde Nicaragua el pasado sábado por el mojón 5 de la frontera entre ambos países.

Los caballos fueron encontrados por oficiales de la policía que patrullaban la línea fronteriza el pasado sábado. El decomiso ocurrió a unos 15 kilómetros de la frontera con Nicaragua. CORTESÍA DE MSP.

Josué Bravo

Corresponsal / Costa Rica

edicion.digital@laprensa.com.ni

El Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) de Costa Rica, aún no decide si sacrificar o no a unos 62 caballos y 4 mulas que según la Fuerza Pública, ingresaron de contrabando desde Nicaragua el pasado sábado por el mojón 5 de la frontera entre ambos países.

La decisión de sacrificarlos, según el director de Asesoría Jurídica del Senasa, Antonio Van Der Lucht, se tomará una vez que se confirme su ingreso al país vía ilegal y se determine algún tipo de riesgo sanitario.

“No tenemos certeza (de sacrificarlos). Si logramos establecer que había una presencia de contrabando, podríamos establecer algún tipo de riesgo y eventualmente tendríamos que proceder conforme, pero todavía eso no lo tenemos claro”, declaró.

Según la policía, equinos que entraron de contrabando por el mojón 5. Tras una denuncia ciudadana, la policía los halló en condiciones precarias, flacos y hasta con heridas infectadas, en tres fincas en Banderas de Pocosol de San Carlos, cerca de la frontera con Nicaragua.

“Los animales se encontraban en condiciones sumamente insalubres, ya que algunos presentaban heridas sangrantes, infecciones causadas por tórsalo o gusanos barrenaderos, además de hematomas y garrapatas”, informó la policía.

“Otros presentaban ceguera o incluso sumamente flacos, condiciones que no son propias de los equinos de la zona, sino de animales traídos de contrabando desde el hermano país del norte, por lo que la Fuerza Pública los entregó al Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) del Ministerio de Agricultura y Ganadería”, añadió.

La policía tiene versiones de vecinos de la zona fronteriza, de que estos animales llegaron arreados desde Nicaragua por la carretera que bordea el río San Juan, además de que la mayoría de ellos tienen fierros nicaragüenses, según el director regional de Fuerza Pública de San Carlos y sub director de la Policía de Fronteras, Allan Obando.

Según Van Der Lucht, el interés primario de traer estos animales es sacrificarlos para vender luego la carne para consumo humano. Los caballos serían vendidos en una subasta con documentos falsos, para luego hacerlos en embutidos.

“Nosotros en Costa Rica tenemos habilitada la venta de carne de equino a través de un matadero que tenemos para ese fin. En carnicería se puede distribuir siempre y cuando se especifique que es carne de equino”, explicó.

La policía detuvo con los documentos falsos a un tico de apellido Artavia, quien sería el responsable del contrabando. Busca a dos nicaragüenses que habrían escapado a Nicaragua.

Aunque es un hecho aislado, según Van Der Lucht, el contrabando de animales desde Nicaragua, Senasa calcula que hasta 200 reses vienen a Costa Rica por esa modalidad por la zona de Upala y Los Chiles, cantones fronterizos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: