¿Pierde la memoria?

Perder la memoria para muchos es solo cuestión de tiempo, aunque se ha afirmado que modificar el estilo de vida podría ayudar a prevenir la pérdida de esta, sin embargo una nueva investigación advierte que el grupo sanguíneo puede considerarse un potencial riesgo de demencia.

“Proyecto de Resistencia”, EE.UU., individuos inmunes

LA PRENSA/ARCHIVO

Perder la memoria para muchos es solo cuestión de tiempo, aunque se ha afirmado que modificar el estilo de vida podría ayudar a prevenir la pérdida de esta, sin embargo una nueva investigación advierte que el grupo sanguíneo puede considerarse un potencial riesgo de demencia.

La investigación fue realizada por el Colegio de Medicina de la Universidad de Vermont en Burlington (EE. UU.) y publicada en la revista Neurology.

[doap_box title=»PREDOMINA» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

Toda esta investigación reveló que aquellos que tenían sangre tipo AB formaban el seis por ciento del grupo que desarrolló deterioro cognitivo, en comparación con el cuatro por ciento encontrado en la población.

“Nuestro estudio se centra en el tipo de sangre y el riesgo de deterioro cognitivo. El tipo de sangre también está relacionado con otras condiciones vasculares, tales como derrames cerebrales, por lo que los resultados destacan las conexiones entre cuestiones vasculares y la salud del cerebro”, afirma Mary Cushman, líder del estudio.

[/doap_box]

Se dice que las personas que tienen sangre tipo AB son un 82 por ciento más propensas a desarrollar problemas de pérdida de memoria, que pueden conducir a la demencia.

Así, de los cuatro tipos principales de sangre: tipo A, tipo B, tipo AB y tipo O, la más común es la sangre tipo O+ y la AB la menos común, por lo que el porcentaje de riesgo de sufrir pérdida de memoria es el menor posible.

LAS PRUEBAS

Para llevar a cabo su estudio, los investigadores utilizaron datos del macro Estudio Regards, que realizó un seguimiento de 30,000 personas durante alrededor de 3.4 años.

De entre todos los participantes, se identificaron 495 con problemas de memoria o deterioro cognitivo en el transcurso del estudio. Los resultados fueron comparados con 587 personas que no presentaban deterioro cognitivo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: