Miles afectados, viene más lluvia

Las lluvias caídas sobre el territorio entre miércoles y jueves dejaron a unas 6,097 personas damnificadas de unas 1,236 familias en once municipios de cinco departamentos del país, informó ayer Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, a través de los medios oficialistas.

La casa de don Pedro Sandino en la finca San Pedro de la comunidad de la Unión, en Altagracia, Ometepe, fue soterrada por una enorme cantidad de lodo y piedras del volcán Concepción. LA PRENSA / R- VILLARREAL

 

[doap_youtube url=»http://youtu.be/IOPlsDyy7CQ» width=»640″ height=»360″]

Las lluvias caídas sobre el territorio entre miércoles y jueves dejaron a unas 6,097 personas damnificadas de unas 1,236 familias en once municipios de cinco departamentos del país, informó ayer Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, a través de los medios oficialistas.

[doap_box title=»Viene onda tropical 37″ box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

Marcio Baca, director de Meteorología del Ineter informó a medios oficialistas que en las próximas horas habrán lluvias producto de la presencia de la baja presión que se ubica en el Pacífico, aunque serán de menor intensidad.

Señaló que en las próximas horas estará ingresando al territorio la onda tropical 37, que generará más lluvias en horas de la noche.

Las lluvias “van a ser de menor intensidad en el territorio, pero sí con mayor énfasis en la región del Pacífico y particularmente en la parte centro y sur, además está la aproximación de la onda tropical número 37, la que se está moviendo muy lento y tenemos posibilidades de que la misma vaya a afectarnos a partir de mañana en horas de la noche, entrando por la zona del Caribe y trasladándose hacia el Pacífico”.

[/doap_box][doap_box title=»» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]6,097 personas en once municipios y cinco departamentos del país resultaron afectadas por los deslaves y lluvias registradas el pasado entre miércoles y jueves.[/doap_box]

Murillo dijo que la emergencia afectó a pobladores de Paiwas en Matagalpa; Potosí, Belén, Moyogalpa y Altagracia en Ometepe; Rivas, donde falleció la menor Alexandra Petrona Alemán Barahona de cinco años; Nandaime, Granada; El Viejo, Chinandega; San Carlos, San Miguelito y Morrito en Río San Juan.

La Coordinadora del Consejo de Comunicación dijo que existen 22 albergues, donde están refugiadas 401 familias, unas 1,284 personas.

Quince albergues se ubican en Rivas (4 en Potosí, 6 en Altagracia, 3 en Belén, 2 en Moyogalpa) y 7 en el departamento de Granada. Asimismo el Gobierno registra 29 familias autoevacuadas en casas de familiares y amigos.

Murillo dijo que 968 es la cifra preliminar de viviendas afectadas, 866 anegadas, 29 destruidas, 3 semidestruidas y 70 en evaluación.

VÍAS DE OMETEPE OBSTACULIZADAS

Desde la noche del miércoles, las principales vías de la Isla de Ometepe se encuentran obstaculizadas por toneladas de tierra, piedra y palos que arrastraron las fuertes corrientes desde las laderas del volcán Concepción, tras el deslave del jueves. El transporte colectivo está paralizado.

LA PRENSA logró constatar que 168 pobladores de las comunidades de Sincapa, Los Ramos, La Unión, Manos Unidas, Urbaite, Sintiope, el Quino y los Gemelos, se encuentran ubicados en cuatro albergues.

Mientras que en el sector de Moyogalpa, de acuerdo con el alcalde en funciones de ese municipio Orlando Cruz, hay 22 familias ubicadas en el albergue de La Flor y cinco familias en el albergue de La Concepción.

Una de las casas que casi fue tapada por el deslave es la de don Pedro Sandino Castillo de 70 años, quien habita en la finca San Pedro, de la Unión en Ometepe, junto con dos hijos y un nieto.

Sandino Castillo narró que como a las 11:00 p.m. del miércoles, vieron que la corriente se les estaba metiendo en la casa y decidieron salir a una casa vecina. “Se sintió como un temblor donde venían bajando de rodada las enormes piedras y se escuchaba un estruendo horrible, y fue cuando le dije a mis hijos vámonos a Urbaite, que aquí está peligroso. Logramos sacar algunas cosas y volvimos hasta la mañana a ver cómo la casa me había quedado casi enterrada, el lodo tapó la cocina, una bodega se lanzó sobre la malla y pasó de viaje hasta un corral”, explicó.

Sandino Castillo comentó que es la primera vez en los 40 años que tiene de habitar en La Unión que ocurre un deslave por su casa. Señaló que “ha habido regueros de lodo y piedra”, que con facilidad la Alcaldía la quita con su maquinaria “pero ahora si fue brutal, como nunca se había visto en estos últimos tiempos”. Sin embargo, Sandino no quiere irse del lugar y prefiere tomar sus precauciones en la época de invierno.

TRANSPORTE AFECTADO

Los transportistas acuáticos y terrestres, al igual que el resto de pobladores se han visto afectados ante la imposibilidad de que los buses puedan circular de un municipio a otro. Los pocos que viajan lo hacen cruzando a pie.

Billy Arcia, jefe de operaciones de la empresa de transporte lacustre Milton Arcia, dijo que la afectación ha sido de un 25 por ciento menos de lo normal, aunque recordó que el turismo está en la temporada baja.

Cipriano Quiroga, propietario del Ferry Che Guevara y la Estrella del Sur, dijo que el golpe al transporte acuático con el deslave es fuerte. “Hay una embarcación que salió con seis pasajeros, estamos saliendo con ocho, nueve a once pasajeros, porque toda la gente de Altagracia y el cerro Maderas no puede viajar, no hay transporte terrestre, ni por San José del Sur, ni por San Marcos, y sin transporte terrestre no hay pasajeros”, dijo.

A través de una nota de prensa, DISNORTE-DISSUR informó que por la tarde el suministro eléctrico “en la ciudad de Moyogalpa” había sido activado y estimaban que por la noche el suministro eléctrico quedaría totalmente restablecido.

SITUACIÓN EN COMUNIDADES

En las comunidades San Rafael y Barraza, que se encuentran paralelas al río Ochomogo en Potosí, Rivas, las familias amanecieron la mañana del viernes, sacando lodo de sus viviendas.

A lo largo del caserío se podía ver la ropa tendida en armazones de camas y muebles ante el tenue sol que había durante la mañana.

Marlon Guadamuz, fue uno de los habitantes de San Rafael que decidió no irse de su casa para intentar resguardar las pertenencias que le quedaron tras la crecida del Ochomogo.

Más adelante de San Rafael, está Barraza, en esa comunidad habitan Nicolasa del Socorro Muñoz, de 86 años y José Ángel Rivas, de 85. Ambos tienen unos 16 años de vivir al lado del Ochomogo y “esta fue la primera vez que lo vi crecer tanto”, narró Muñoz.

Ambos ancianos contaron que la llena del río se produjo a eso de la 1:00 a.m. del jueves y lo único que escucharon fue un estruendo y sintieron el agua entrar a su humilde casita, construida de tablas y latas.

En los albergues de Potosí, las familias evacuadas pasaron la primera noche “bien atendidos”, según afirmó Rosa María Mayorquín de 57 años. La Alcaldía ha provisto a las familias de alimentación, colchonetas, frazadas, ropa y atención médica. Además se han realizado actividades especiales con los niños.

PREOCUPACIÓN POR AGUA EN POTOSÍ

En la comunidad San Roque de Potosí y Palo Alto de Belén, pobladores manifestaron su preocupación por la contaminación de los pozos comunitarios de los que se abastecían de agua potable, por el rebase de las letrinas.

En San Roque, había dos pozos, uno artesanal y otro de bombeo, ambos, según Juan Manuel Iglesias “quedaron inservibles”. Para paliar la situación, la Alcaldía de Potosí envió una pipa; no obstante, según Iglesias “no se soluciona el problema”.

ALBERGUES LLENOS EN NANDAIME

Aunque las lluvias mermaron y salió el sol en algunos momentos del día, en el municipio de Nandaime, los albergues se mantienen. La lluvia del 8 y 9 de octubre además de dejar más de quinientos damnificados y de causar daños en viviendas, letrinas y caminos, también dañó un tramo de la carretera Granada – Nandaime, en el sector del empalme del Grajinan.

En este tramo el año pasado el MTI ejecutó una obra de reparación tras la socavación que hacen las corrientes que bajan del departamento de Carazo, pero ayer instalaron señalización para evitar que los vehículos usen ese tramo y evitar algún accidente.

La vicealcaldesa de Nandaime, Regina Romero, informó a través de los medios locales, que todos los albergues se mantendrán hasta que sea necesario. La funcionaria dijo que este viernes reforzaron la vigilancia con la creación de puestos de mando en las comunidades donde hubo emergencias. Los empleados de la comuna fueron orientados a unirse a los puestos de mando, por lo que solo estaban abiertas las oficinas de recaudación y otras de atención al cliente.

Ayer se confirmó que tres familias que estaban en el albergue del centro recreativo El Nandaimeño, decidieron regresar a sus viviendas y solo quedaron dos familias.

El jueves se reportó un deslave en el volcán Mombacho, afectando algunas viviendas de tres comunidades: San Juan del Mombacho, Casa de Tejas y Aguas Agrias. Algunas familias se autoevacuaron.

ALERTA EN RÍO SAN JUAN

Tras producirse el deslave en una ladera que arrastró piedras y sedimentos sobre la carretera, obstruyendo por corto tiempo la circulación entre Acoyapa- San Carlos, el pasado jueves, el Comité Municipal para la Prevención de Desastres (Comupred) se mantiene alerta en Río San Juan, ante posibles desbordes e inundaciones en el departamento.

Antonio Sequeira, quien encabeza el Comupred, informó que el deslave ocurrido por las fuertes lluvias en la zona de Pájaro Negro, cercano al río Tepenaguasapa, causó un aluvión de piedras e inmediatamente las cuadrillas del Fondo de Mantenimiento Vial (Fomav) despejaron la vía. Sin embargo dejó cenagosas las propiedades ganaderas, donde algunos productores se vieron obligados a evacuar los animales a lugar seguro.

Sequeira aseguró que el Comupred se mantiene activo y alerta pues aunque aparentemente hay una normalidad, la crecida del Lago Cocibolca y por consiguiente el río San Juan, como generalmente ocurre, puede ocasionar inundaciones entre los poblados costeros de la llamada Costa Sur y en las comunidades de la parte baja del San Juan.

CHINANDEGA CON LLUVIA INTENSA

Este mediodía de viernes, la lluvia intensa en Chinandega de una hora y media provocó preocupación a vivanderas del sector norte del mercado central, a vecinos del sector urbano y periferia. Hubo varias salas de viviendas inundadas.

Además el Comupred, Chichigalpa, tiene estricta vigilancia al sector sur del municipio, principalmente en las comarcas Villa Dolores y Sirama Sur por donde bajan fuertes corrientes de agua provenientes de las faldas y cárcavas del Volcán San Cristóbal.

En esa zona se considera hay material volcánico acumulado de reciente salida de cenizas.

En estos sitios las fuertes corrientes de la semana final de septiembre dejaron dos víctimas mortales al ser arrastrados en cauces del reparto Marvin Salazar y Sirama Sur.

Bomberos voluntarios realizaron un recorrido en Chinandega, en la zona del Estero Real, para prevenir a los conductores. La mayoría del transito proveniente del puesto fronterizo El Guasaule son cabezales.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: