Forense da su dictamen

Joan Rivers murió por una caída en su oxígeno sanguíneo durante un procedimiento médico de rutina para revisar los cambios en su voz y un problema de reflujo, dictó ayer la oficina forense de Nueva York.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: