Costa Rica sigue atrayendo a nicaragüenses, a pesar del desempleo

La imagen de Costa Rica de ofrecer más oportunidades laborales y mejor paga, atraen a un flujo que va y viene entre los dos países; además que la crisis económica de Nicaragua no ofrece alternativas de trabajo.

Cientos de nicaragüenses en el Consulado General de Nicaragua, ubicado en San José, Costa Rica, donde acuden para legalizar su estadía. LA PRENSA/J.BRAVO

Costa Rica sigue siendo atractivo para la inmigración nicaragüense, a pesar de  que el trabajo escasea, a veces los discriminan y tampoco a todos les respetan sus derechos laborales como el pago del salario mínimo.

La imagen de Costa Rica de ofrecer más oportunidades laborales y mejor paga, atraen a un flujo que va y viene entre los dos países; además que la crisis económica de Nicaragua no ofrece alternativas de trabajo.

“Es un destino atractivo (Costa Rica) sobre todo si el país de origen no está dando las oportunidades laborales ni las oportunidades que las personas requieren, sobre todo jóvenes que son la tendencia de las personas que principalmente llegan al país para satisfacer sus necesidades básicas”, explica Karina Fonseca, directora del Servicio Jesuita para Migrantes (SJM).

“Sigue siendo un destino atractivo en tanto hay algunas áreas que siguen siendo ocupadas por nicaragüenses. No podemos hablar de un boom de la construcción pero siguen siendo muchas las personas en el sector construcción que son de origen nicaragüenses, muchas personas en el servicio domésticos notoriamente son nicaragüenses, posiblemente puede haber un descenso por la mano de obra de población indígena (panameña) que está asumiendo más el tema de la cosecha de café pero sigue siendo un sector de interés también”, añadió.

El desempleo abierto entre nicaragüenses es notorio, el cual es de 6.5%, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Inec); principalmente por la caída en el sector construcción y la cosecha de café.

No obstante, en 2013, 480 mil 123 nicaragüenses ingresaron a Costa Rica y retornaron a Nicaragua 482 mil 416, la mayoría por la frontera de Peñas Blancas. Esa cifra es casi quintuplicada a la registrada en el año 2000, cuando 137 mil ingresaron a suelo tico y 110 mil regresaron a su terruño pinolero.

Muchos organismos que defienden los derechos de los inmigrantes, como el SJM y Enlaces Nicaragüenses, aseguran que el incremento se debe a que más viajan con documentos entre uno y otro país.

“Costa Rica es un país atractivo ya que tienen la imagen de generar mejores oportunidades a los jóvenes, mejor salario. El salario mínimo en Costa rica es 350 dólares, en Nicaragua no llega a los 200 dólares. Es más atractivo cuando se desconoce la parte de control, operativos migratorios, la ley de Migración de Costa Rica”, explica Quxabel Cárdenas, coordinadora de Enlaces Nicaragüenses.

“El costo de vida en Costa Rica puede ser 40% más alta que en Nicaragua. Alquilar un cuarto cuesta en sectores pobres 100 dólares, no hay salud pública solo para trabajadores formales. En un hospital, si no estás asegurado la consulta cuesta hasta 80 dólares. Aún así es más atractivo para vivir que en Nicaragua”, añade.

Según Fonseca, parte de los nicaragüenses que ahora fluyen a Costa Rica son personas jóvenes, sobre todo aquellos que tienen familiares que los pueden alojar y colocar en un empleo.

“Lo que me preocupa son las expectativas que se crean al venir. Vemos en los correos electrónicos que recibimos en el SJM de las expectativas que la gente tiene de encontrar un trabajo estable y bien remunerado, en muchas áreas de ocupación, gente que es ingeniero y pregunta ¿como hago para conseguir un permiso de trabajo como ingeniero?, pero claramente por las oportunidades que ofrece el país y el nvel de vida no deja de ser atractivo”, concluye.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: