Mima y protege tu piel

Belleza es sinónimo de salud, esto se refleja desde la apariencia de nuestra piel, pues su estado es el resultado del cuido que le damos con productos que aplicamos y los alimentos que consumimos.

Belleza es sinónimo de salud, esto se refleja desde la apariencia de nuestra piel, pues su estado es el resultado del cuido que le damos con productos que aplicamos y los alimentos que consumimos.

Si bien los años poco a poco dejan marcas en nuestra piel, principalmente en el rostro, existen tratamientos que pueden ayudarnos a recuperar la vitalidad que ha perdido.

Lizka Chévez, gerente general de Armonía, Centro de Estética y Bienestar, explica que si bien existen diversas mascarillas o tratamientos que pueden ayudarnos a consentir nuestra piel, su elección dependerá del estado en que se encuentre la dermis, el que a su vez se determina realizando un diagnóstico previo con una especialista.

Una vez que se conocen las necesidades que tiene nuestra epidermis se determina cuál sería el tratamiento más acertado y con qué frecuencia debería ser aplicado.

Chévez menciona que dentro de los tratamientos más demandados se encuentran la mascarilla de algas, el peeling enzimático y la envoltura de algas.

Envoltura de algas: Es un tratamiento corporal que ayuda a perder peso. “Se realiza la aplicación localizada por áreas y luego envolvemos esa zona con papel transparente y una manta térmica. Se inicia un proceso de drenaje pero sin fuerza. La persona comienza a sudar y eliminar grasa. Se puede hacer de dos a tres veces por semana, todo depende de la evaluación que hagan las especialistas”.
Envoltura de algas: Es un tratamiento corporal que ayuda a perder peso. “Se realiza la aplicación localizada por áreas y luego envolvemos esa zona con papel transparente y una manta térmica. Se inicia un proceso de drenaje pero sin fuerza. La persona comienza a sudar y eliminar grasa. Se puede hacer de dos a tres veces por semana, todo depende de la evaluación que hagan las especialistas”.
Mascarilla de algas: Tiene un alto grado de hidratación. Deja la piel tersa y radiante, condición notoria desde la primera aplicación. “Hacemos una exfoliación, aplicamos la mascarilla y corrige las ojeras y arrugas chiquitas. Es como realizarte una pequeña cirugía”, asegura Lizka Chévez. Se puede aplicar a partir de los 25 años, dos veces al mes.
Mascarilla de algas: Tiene un alto grado de hidratación. Deja la piel tersa y radiante, condición notoria desde la primera aplicación. “Hacemos una exfoliación, aplicamos la mascarilla y corrige las ojeras y arrugas chiquitas. Es como realizarte una pequeña cirugía”, asegura Lizka Chévez. Se puede aplicar a partir de los 25 años, dos veces al mes.
Peeling enzimático: “Es suave, no es invasivo y no requieres de un tratamiento previo para poder aplicártelo. Corrige las manchas e imperfecciones y deja el rostro bastante hidratado”, explica Lizka Chévez. En el proceso de aplicación se limpia el rostro con desmaquillante, se exfolia por cinco o 10 minutos mientras se hace un masaje en el rostro. Luego se retira la exfoliación y se aplica directamente el peeling, que posteriormente se retira con agua tibia. Puede aplicarse a partir de los 21 años, tres sesiones al mes.
Peeling enzimático: “Es suave, no es invasivo y no requieres de un tratamiento previo para poder aplicártelo. Corrige las manchas e imperfecciones y deja el rostro bastante hidratado”, explica Lizka Chévez. En el proceso de aplicación se limpia el rostro con desmaquillante, se exfolia por cinco o 10 minutos mientras se hace un masaje en el rostro. Luego se retira la exfoliación y se aplica directamente el peeling, que posteriormente se retira con agua tibia. Puede aplicarse a partir de los 21 años, tres sesiones al mes.
×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: