“Chacal” regresa a la cárcel Modelo

“Dios escuchó mis súplicas, aunque sé que a mis hijos no los voy a recuperar”, dijo ayer Ruth Polanco Vallecillo, madre de los dos niños asesinados en 1998 por Óscar René Espinoza Martínez, el “Chacal del Reparto Shick”.

Óscar René Espinoza Martínez, el “Chacal del Reparto Shick”, en 1998, cuando fue capturado después de cometer el triple asesinato. LA PRENSA/ ARCHIVO

“Dios escuchó mis súplicas, aunque sé que a mis hijos no los voy a recuperar”, dijo ayer Ruth Polanco Vallecillo, madre de los dos niños asesinados en 1998 por Óscar René Espinoza Martínez, el “Chacal del Reparto Shick”, quien ayer fue devuelto a la cárcel Modelo de Tipitapa tras haber sido liberado de manera anómala en diciembre del 2009.

Polanco Vallecillo agradeció a la Fiscalía General de la República el trabajo realizado, ya que esa institución pidió la recaptura del asesino y la revocación del beneficio de libertad condicional que el 17 de diciembre del 2009 le otorgó la juez Tercero de Distrito de lo Penal de Ejecución de Sentencias y Vigilancia Penitenciaria de Managua, Gertrudis del Rosario Gaitán Pavón.

MISMA JUEZ QUE LO LIBERÓ LO REGRESA A LA CÁRCEL

La misma juez Gaitán fue quien ayer revocó la libertad condicional a Espinoza Martínez, quien había sido recapturado el viernes pasado, por agentes de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), en el barrio El Pilar, de los rapados Loli hacia el sur.

[doap_box title=»30 años de prisión» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]Óscar René Espinoza Martínez, el “Chacal del Reparto Shick”, fue condenado a 30 años de presidio (no admitía beneficios de ningún tipo) en el Juzgado Séptimo Distrito Penal de Juicio de Managua, pena que con el nuevo Código Penal se convirtieron a 30 años de prisión (figura jurídica más flexible). Pero estaba libre desde diciembre de 2009. Ayer regresó a la cárcel Modelo de Tipitapa. “Ordénese que el sentenciado sea remitido a lo inmediato al Centro Penitenciario de Tipitapa y continúe cumpliendo su pena privado de libertad”, dice la sentencia de la juez Gertrudis del Rosario Gaitán, dictada ayer.[/doap_box]

Espinoza Martínez vivía en el barrio El Pilar a pesar de que a las autoridades judiciales les había comunicado, en el acta de fianza, que habitaba en Bello Horizonte, de la Iglesia Pío X dos cuadras al lago, media abajo. La juez Gaitán le dio la razón a la Fiscalía, de que Espinoza Martínez violó las condiciones impuestas cuando se le concedió el beneficio de libertad condicional.

Espinoza Martínez está condenado a la pena de 30 años de prisión por el delito de asesinato atroz en perjuicio de los menores Walter René Polanco Vallecillo y Miurel McFields Polanco, así como de la mujer que los cuidaba, Alba Luvy Villachica Dávila.

“SENTÍ QUE SEHIZO JUSTICIA”

Ruth Polanco Vallecillo revivió desde el viernes pasado, cuando el “Chacal” fue recapturado, toda la pesadilla que sufrió cuando sus dos niños y la mujer que los cuidaba fueron asesinados por Espinoza Martínez.

“Estaba nerviosa y con miedo, pero ahora me siento más tranquila, lógico que mis nervios están afectados, pero hoy (ayer) sentí que se hizo justicia. Espero que se cierre este capítulo que ha sido horrible”, dijo Polanco Vallecillo.

De los familiares de la mujer que le cuidaba los niños, Alba Luvy Villachica Dávila, Polanco Vallecillo dice que no sabe nada, pues perdió el contacto que tenía con ellos hace varios años y solo recuerda que vivían en Masaya.

El tormento de Polanco Vallecillo empezó un día de agosto de 1998, cuando Espinoza Martínez llegó a la casa donde habitaban la mujer y sus hijos, en el Reparto Shick, y mató a la niña Miurel Grissel McFields Polanco, su hijastra.

HORROR EN 1998

Según declaró después Espinoza Martínez, la mató “por la antipatía que sentía” en contra de la pequeña, a quien atribuía los problemas amorosos que tenía con Polanco Vallecillo.

“Me dirigí hasta la cocina y del pantry saqué un cuchillo y le corté el cuello mientras ella (Miurel) estaba viendo la televisión”, relató el asesino, según consta en los archivos periodísticos.

El “Chacal” también mató al niño Walter René Polanco Vallecillo, de cinco años, quien presenció cómo fue asesinada su hermana mayor y comenzó a gritar, por lo que Espinoza Martínez igualmente que a su hermana le cortó la garganta, causándole la muerte de forma instantánea.

Después, el asesino se fue al patio de la casa y mató también con el cuchillo a Alba Luvy Villachica Dávila, y luego trasladó el cadáver hacia un cuarto de la casa en donde se hallaban los cuerpos de los niños.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: