California ampliaría cobertura médica a migrantes

La decisión del presidente excluye de los beneficios médicos federales a los inmigrantes que viven en el país sin autorización. Pero California tiene sus propias normas de ofrecer cobertura médica con dinero propio a inmigrantes irregulares protegidos de la deportación.

La decisión del presidente Barack Obama de proteger de la deportación a millones de inmigrantes ha galvanizado a los demócratas, a los grupos que defienden los derechos de los inmigrantes y a los defensores del derecho a los servicios médicos en California para ampliar la cobertura médica a un segmento dela población desatendida.

La decisión del presidente excluye de los beneficios médicos federales a los inmigrantes que viven en el país sin autorización. Pero California tiene sus propias normas de ofrecer cobertura médica con dinero propio a inmigrantes irregulares protegidos de la deportación. Defensores de los inmigrantes dicen que eso significa que la decisión de Obama permitirá que cientos de miles de inmigrantes de bajos ingresos pueden pedir la inscripción en el programa Medi-Cal, la versión californiana del Medicaid.

Anthony Wright, director ejecutivo de Health Access California, dijo que permitir que este grupo de inmigrantes participe en el programa permitirá a la gente recibir atención primaria y preventiva «en vez ir a la sala de emergencias».

Sin embargo, el Departamento de Servicios de Salud de California todavía no ha recibido instrucciones al respecto. Un funcionario estatal dijo que es demasiado temprano para decir si el programad de inmigración impactará al Medi-Cal, que recibe una cantidad de fondos cada vez mayor.

Medi-Cal es una cobertura médica para para los pobres pagada por el gobierno federal y el estado que ha aumentado en 3 unos 3 millones de personas bajo la Ley de Servicios Médicos Asequibles y ahora cubre a más de 11 millones de californianos, aproximadamente 30 % de la población estatal. El gobierno federal financia la expansión, pero el estado tendrá que cubrir a final de cuentas 10% del costo para incluir a adultos de bajos ingresos, muchos de ellos sin hijos.

Se espera que el estado desembolse más de 17.000 millones de dólares de sus arcas para el programa este año, un alza de 3.5 % en comparación con el año anterior, según la Oficina de Análisis de la Legislatura.

«Estamos evaluando el posible impacto, pero sería prematuro que comentáramos hasta que tengamos información precisa a la mano», dijo Norman Williams, portavoz del Departamento de Servicios Médicos.

La decisión del presidente ha impulsado a legisladores demócratas a revivir un proyecto de ley que contempla ofrecer servicios médicos a todos los habitantes de California sin importar su estatus migratorio.

El senador Ricardo Lara, legislador demócrata de Bell Gardens, planea volver a presentar su proyecto de ley para abrir Medi-Cal a todos los inmigrantes, así como ampliar los beneficios médicos subsidiados en un nuevo mercado de seguros para los que no tienen estatus legal. La propuesta, que anteriormente indicó un costo de 1.300 millones de dólares al año, se empantanó en una comisión legislativa el ciclo pasado y los republicanos han criticado su costo.

«La decisión del presidente cubre a casi la mitad de la población indocumentada de California, pero eso deja a más de un millón de personas sin acceso a servicios médicos. El proyecto de ley cubrirá al resto de los que no tienen seguro y que no se benefician de la decisión de Obama», dijo Lara.

Según la organización Center for American Progress, un grupo progresista de estudios de Washington DC, la decisión del presidente protege de la amenaza de la deportación a unos 1.2 millones de inmigrantes que viven ilegalmente en California. Se calcula que en el estado hay unos 2.6 millones de personas en esa situación.Pero el tema de los beneficios para los inmigrantes no autorizados es sensible.

Joe Guzzardi, portavoz de la entidad Californianos por la Estabilización de la Población, un grupo de Santa Barbara, California, que defiende una menor población, dijo que el estado ya es más generosos que la mayoría en los beneficios que ofrece a los inmigrantes, y agregar los servicios médicos pudiera atraer a más personas a entrar ilegalmente al estadio.

«Hay millones de californianos que no tienen seguro médico o tienen que pagarlo de su bolsillo. Así que me parece injusto aprobar una ley que premie con un plan de salud a personas que entraron a Estados Unidos ilegalmente», dijo Guzzardi.

Gabrielle Lessard, abogada especializado en asuntos de salud de la organización National Immigration Law Center en Los Angeles, dijo que pasarán meses antes que los inmigrantes puedan solicitar su inscripción al programa y no todos cumplirán los requisitos del Medi-Cal. Agregó que también es poco probable que los inmigrantes abrumen el sistema Medi-Cal porque muchos quedarían cubiertos por sus empleos o escuelas

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: