El rostro oculto del agua

Desde las ciudades pocas veces nos preguntamos quiénes son los que llevan el agua a nuestras casas, posiblemente solo imaginamos tuberías por donde el agua fluye, pero en las zonas rurales, el agua tiene rostro.

En las zonas rurales es la mujer la que más usa el agua, pero es el hombre quien la controla. LA PRENSA/ARCHIVO

Desde las ciudades pocas veces nos preguntamos quiénes son los que llevan el agua a nuestras casas, posiblemente solo imaginamos tuberías por donde el agua fluye, pero en las zonas rurales, el agua tiene rostro.

“Cuando nos conformamos (como Comité de Agua Potable y Saneamiento) los varones no quisieron involucrarse porque la mayoría éramos mujeres y como que no tenían fe. El sistema (de agua) estaba caído, con una gran deuda, lo dejaron hecho un desastre y era un gran reto para nosotras”, explica Lucía Valladares de la junta directiva del Comité de Agua Potable y Saneamiento de Salinas Grande, León.

Sin embargo ese CAPS capitaneado por cinco mujeres ha salido adelante: hoy benefician a más de dos mil personas de cinco comunidades. “Nosotros somos mujeres y si miramos el tema del agua tiene rostro de mujer”, comenta Valladares.

Pero este rostro sigue permaneciendo un poco oculto por tres grandes males: el machismo, el analfabetismo y la baja autoestima de las mujeres.

Según un estudio realizado en 16 municipios de León, Chinandega y Jinotega por Iniciativa Paragua, integrada por Organizaciones No Gubernamentales españolas y nicaragüenses, “será difícil lograr una verdadera igualdad en la vida organizativa de los CAPS mientras los factores sociales como el machismo, el analfabetismo y la baja autoestima no cambien radicalmente” .

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: