Este reportaje fue escrito para la Revista Magazine y su versión original fue publicada en la edición de noviembre de 2014. En la foto, Mauricio Arce, uno de los nicaragüenses afectados por la Talidomida.

Hijos de la Talidomida

Gritos. Sangre. Silencio. Enfermeras y doctores del Hospital El Retiro revolotean alrededor del niño que acaba de nacer. No tiene brazos. En su lugar, como unas aletas diminutas, hay dos muñones unidos al torso. Luis Gámez es el bebé al que los médicos escudriñan. Hasta el 21 de junio de 1961 el embarazo de Sonia Fonseca había transcurrido normal. O al menos eso creía.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: