Johnson, Pedro, Smoltz y Biggio son el Póker de Inmortales

Pedro es apenas el segundo dominicano en Cooperstown, uniéndose a Juan Marichal, pero esta lista debe crecer con Vladimir Guerrero y Albert Pujols en camino.

Pedro Martínez. LA PRENSA/Archivo

Randy Johnson, el imponente tirador zurdo de 6’10 de estatura, con una bola rápida que tocaba las 100 millas por hora, la cual combinada con un macabro slider. Pedro Martínez, quien se burló de los pronósticos y a pesar de su angosta figura consiguió un gran impacto con una intimidante bola rápida y el probable mejor cambio de velocidad de la historia del beisbol. John Smoltz, quien junto a Greg Maddux y Tom Glavine formó una de las mejores tripletas de abridores de todos los tiempos. Y Craig Biggio, el polifacético jugador que emigró de la receptoría a la segunda base y luego al jardín central sin perder su juego duro y chispeante, componen la orgullosa clase del 2015 del Salón de la Fama de Cooperstown, que ayer reveló el conteo de las boletas.

Johnson y Pedro eran apuestas seguras. El “Big Unit” entró con un porcentaje de votos del 97.3, que es el octavo más alto de la historia, mientras que el brillante tirador dominicano lo hizo con 91.1 por ciento de la aceptación, lo que mantuvo vigente la marca de 92.69 por ciento de Roberto Clemente para un latino.

Pedro es apenas el segundo dominicano en Cooperstown, uniéndose a Juan Marichal, pero esta lista debe crecer con Vladimir Guerrero y Albert Pujols en camino.

Johnson ganó cinco premios Cy Young y fue segundo en otras tres oportunidades. A los 28 años de edad su carrera no tenía un rumbo fijo con marca de 49-48, pero se dice que Nolan Ryan fue una gran influencia y cuando mejoró su control, prácticamente se volvió un tirador de otra galaxia.

PrincipalPlay

Lo mejor de Pedro fue entre 1997 y el 2003, al reunir 118 victorias por solo 36 derrotas, con 2.20 en efectividad y un raquítico bateo en contra de .198, mientras coleccionaba cinco títulos de efectividad y tres premios Cy Young.

Esta dupleta de abridores es para muchos la mejor de todos los tiempos en una inducción al templo de los inmortales de Cooprstown,  similar a las de Christy Matthewson-Walter Johnson en 1936, Lefty Grove-Carl Hubbell en 1947 o Maddux-Glavine el año pasado.

Smoltz y Biggio eran dos buenas apuestas, pero nada seguro, así como también parecían tener chance Mike Piazza, Tim Raines y Jeff Bagwell, quienes se quedaron un poco atrás. Piazza parece ser una buena apuesta para el 2016, al reunir el 69.9 por ciento de los votos este año.

Roger Clemens con el 37.5 por ciento y Barry Bonds con el 36.8, siguen lejos de ser admitidos al Salón por el uso de esteroides. Mark McGwire siguen en picada y Sammy Sosa (6.6) quedó a punto de desaparecer de la lista con todo y los más de 600 jonrones en su carrera.

Griffey en el 2016

Ken Griffey Jr. salta claramente a la vista como un candidato seguro para ingresar al Salón de la Fama el próximo año.

Bateador de 630 jonrones, con 10 guantes de oro como brillante jardinero central, más un título de Jugador Más Valioso de la Liga Americana, junto a  13 visitas al Juego de las Estrellas, resumen la  carrera de Griffey.

Junto al Junior, el cerrador Trevor Hoffman es también un buen candidato, mientras que Mike Piazza, quien recibió el 69.9 por ciento de los votos este año, podría tener una mejor oportunidad en el 2016.

Se espera que vayan en ascenso peloteros como Curt Schilling y Mike Mussina, aprovechando que otros monstruos de la colina ya están adentro.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: