Belleza funcional

El desgaste de los dientes es una realidad para el ser humano que resulta indistinta a su edad, sexo o situación económica. Solucionar las problemáticas ocasionadas por tal eventualidad es posible gracias a la bioestética.

Bioestética es igual a una sonrisa bella y natural. LA PRENSA/CORTESÍA

El desgaste de los dientes es una realidad para el ser humano que resulta indistinta a su edad, sexo o situación económica. Solucionar las problemáticas ocasionadas por tal eventualidad es posible gracias a la bioestética.

Helder Torres, especialista en esta área de la odontología, comenta que se define como el estudio de la belleza de los seres vivos en su forma natural sin perder características de su anatomía.

Por ejemplo, una persona que ha padecido de una parafunción mandibular como el bruxismo (rechinamiento de dientes) probablemente haya afectado sus cúspides y encías provocando alta sensibilidad. La bioestética trabaja en función de tales situaciones.

La herramienta esencial, según Torres, es una guía ortopédica maxilar anterior (MAGO por sus siglas en inglés); la cual permite estabilizar la mandíbula llevándola a ocupar una posición céntrica que permite conducir la articulación a una posición correcta.

Inquietante

El concepto de bioestética fue desarrollado por el doctor Robert Lee, quien en 1969 precisó que se trata de “el estudio o teoría de la belleza de las cosas vivas en su forma y función natural”.

Por su parte, Torres precisa que la bioestética va de la mano de otras disciplinas de la salud bucal como la ortodoncia o periodoncia, sin embargo establece a la primera como base para realizar correcciones duraderas y fisiológicamente oportunas.

A través de la bioestética incluso se corrigen dolores musculares que involucran el cuello, hombros y espalda; o un problema denominado síndrome de disfunción miofascial dolorosa. El alcance de la bioestética como tratamiento trata directamente la causa y, a su vez, embellece la sonrisa, dice Torres.

Amplio

Dentro de la odontología la bioestética abarca el complejo dental, dentofacial y facial, indica el experto. A través de ella se pone en equilibrio la anatomía, musculatura de la masticación y articulación temporomandibular.

“No solo es la sonrisa o el aspecto estético, (la bioestética) corrige la función y todo eso afecta el sistema cráneo cérvico mandibular”, enfatiza Torres. Atender el problema de fondo es imprescindible para lograr éxito en otros tratamientos.

El experto afirma que los problemas de la articulación temporomandibular se deben en general a que los seres humanos experimentan una erupción dental y no hay un buen desarrollo facial; algún diente en mala posición saca de céntrica y no queda bien ajustada.

El diagnóstico es sencillo; el mismo según Torres se lleva a cabo en dos partes: primero un clínico preliminar para ver si hay desgaste o fisuras y posteriormente analizar la musculatura del paciente con un palpado, o escuchando la articulación si emite chasquidos.

Cuando el paciente presenta un cuadro clínico en el cual hay avanzado problema periodontal o de otra índole entonces la bioestética es prioridad.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: