Servando Gómez, “La Tuta”, el líder de Los Caballeros Templarios, era protegido por pobladores que pagaban con lealtad las dádivas que les proporcionaba. Podía estar días u horas en un lugar y, a lomo de burro, caballo o en pequeños todoterrenos iba rápidamente a otro sitio. EFE/ Sáshenka Gutiérrez

Deben atacar finanzas de cárteles

Las capturas de los líderes de los grandes cárteles en México no contribuyen a disminuir la violencia, ni el tráfico de drogas, sino a fragmentar los grupos y diversificar sus actividades delictivas, indicaron varios expertos consultados tras la captura de Óscar Omar Treviño Morales, alias “Z-42”, líder del sanguinario cártel de Los Zetas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: