Porque las mujeres deben participar

El pasado 6 de marzo tuve la oportunidad de intervenir en el acto que en ocasión del Día Internacional de la Mujer organizamos la Red de Empresarias de Nicaragua (REN), la Comisión de Género del Cosep, Voces Vitales, CPMEN, APEN e INDE, el cual tenía como lema “Mujer: voz vital para el país”.

El pasado 6 de marzo tuve la oportunidad de intervenir en el acto que en ocasión del Día Internacional de la Mujer organizamos la Red de Empresarias de Nicaragua (REN), la Comisión de Género del Cosep, Voces Vitales, CPMEN, APEN e INDE, el cual tenía como lema “Mujer: voz vital para el país”.

En esa oportunidad aprovechamos para hacer un llamado a las mujeres a participar más activamente en la vida económica y social del país.

¿Por qué este llamado a las mujeres a participar?

En los últimos 18 meses en el FMI se han escrito dos notas para la discusión relacionadas con la mujer y que nos dan una visión clara de dónde está la mujer hoy en el mundo.

Las mujeres representan hoy más de la mitad de la población pero su contribución a la economía, al crecimiento y al bienestar está muy por debajo de su potencial.

Esta situación también fue analizada a finales de febrero en Chile en el evento “Mujeres líderes del mundo”, en el cual se expuso que al ritmo del progreso actual se necesitarán 81 años para lograr la paridad de género en el lugar de trabajo, más de 75 años para alcanzar igual remuneración entre hombres y mujeres por el mismo trabajo realizado y más de 30 años para lograr el equilibrio entre mujeres y hombres en los puestos de toma de decisión.

Adicionalmente, a pesar de que las mujeres son más del 50 % de la población representan únicamente el 40 % de la fuerza laboral del mundo.

Las mujeres ganan menos que los hombres. La mayoría del trabajo no remunerado lo hacen las mujeres. Las mujeres empleadas con los salarios más bajos están en el sector informal. Las opciones de las mujeres en los altos cargos está restringida y cuando se hace una revisión de las 500 empresas más grandes del mundo —en Standard & Poor’s— solo el 4 % son CEO.

A lo anterior, debemos agregar la realidad que las mujeres trabajan dos veces más que los hombres en trabajo doméstico, y trabajan cuatro veces más en el cuido de los niños.

Pero a pesar de esta situación, el mayor potencial, el factor más importante que hoy tenemos en los países en desarrollo para reducir la pobreza son las mujeres.

En Nicaragua, este potencial lo podemos ejemplificar con el total de crédito otorgado por las microfinancieras socias de Asomif, el cual está 68.9 % en manos de mujeres. Sectores como el comercio (83.7 %), la industria (83.2 %), los servicios (76.1 %), vivienda (58.5 %) y lo relacionado a consumo (57.3 %) son liderados por mujeres. Esto evidencia el liderazgo que tienen las mujeres en la vida económica y el potencial desarrollo que existe en nuestra sociedad.

También son las mujeres las que más invierten en educación, son las que mayoritariamente se preocupan por la educación de sus hijos e invierten en ella.

La “Agenda de París” que ha sido un esfuerzo que se ha venido trabajando para promover la igualdad de género, habla de que cuando se busca la equidad de género no es solo para beneficio de las mujeres sino para conseguir que tengamos sociedades sostenibles.

En este sentido, el evento en Chile culminó con el planteamiento de “Unidad para el logro de la igualdad de género ya”.

En esa declaración se hicieron tres llamados. En primer lugar, un renovado compromiso político para eliminar los obstáculos aún persistentes y garantizar la implementación plena de las 12 áreas críticas de la plataforma de acción de Beijing para el año 2020. En segundo lugar, el empoderamiento de las mujeres, el cumplimiento efectivo de los derechos humanos de las mujeres y niñas, y el fin de la desigualdad de género para 2030. Y en tercer lugar, acabar con la brecha de financiación para la igualdad de género equiparando los compromisos con los medios disponibles para su cumplimiento.

En Cosep nos sumamos a ese llamado a la acción y a la participación de las mujeres. Nuestras puertas están abiertas y continuaremos trabajando para cambiar esta realidad.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, señalaba que el mundo no alcanzará el 100 % de su potencial si se continúa excluyendo a más del 50 % de la población mundial; ratificando así que las mujeres son una voz vital para el desarrollo de la humanidad y nuestro país.

EL AUTOR ES PRESIDENTE DEL COSEP.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: